Local

Romper aguas

Se levantan voces de alarma coincidiendo con el Día Mundial del Agua, Sábado Santo, que nos auguran años de sed y pasión por la escasez de agua potable, especialmente en las zonas donde la sequía es persistente y antigua, la pobreza mayor...

el 15 sep 2009 / 02:07 h.

Se levantan voces de alarma coincidiendo con el Día Mundial del Agua, Sábado Santo, que nos auguran años de sed y pasión por la escasez de agua potable, especialmente en las zonas donde la sequía es persistente y antigua, la pobreza mayor y el rompimiento de aguas es más frecuente entre las mujeres que en los países ricos.

El agua dulce disponible en el mundo es hoy la misma que hace cien años, o que hace doscientos años. Y sin embargo empezamos a notar que falta porque el sistema de vida en el que estamos inmersos implica que producir una taza de café requiera 140 litros de agua, contando el riego y todos los parámetros del estudio virtual que ha obtenido el último Premio Estocolmo.

La vida está vinculada al agua desde el nacimiento, pero para muchos habitantes del planeta la rotura de aguas significa caer en un mundo de escasez que le llevará a consumir aguas ponzoñosas. En la pirámide económica en la que estamos instalados, la base deberá ser cada vez más amplia para garantizar la estabilidad de la cúspide, aunque ello signifique que esa base carezca de agua y de otros recursos que contribuyen al bienestar de la cúpula. No es ley de vida, es ley de crecimiento. Los países más pobres seguirán incrementando su población, denominada mano de obra barata o nicho de consumo, y a cambio padecerán falta de agua y de productos básicos. Países de África y América del Sur, China y la India están llamados a aguantar la sed hasta que tengan oportunidad de consumir. Mientras, sus mujeres seguirán rompiendo aguas torrencialmente.

Consultor de comunicación: isidro@cuberos.com

  • 1