Rompiendo barreras en Utrera

La asociación Apdis desarrolla un taller que ayuda a discapacitados a desenvolverse en su día a día, y a obtener formación laboral. Mañana es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad

el 01 dic 2013 / 21:28 h.

15322436Salir a comprar el pan es una costumbre que forma parte de la rutina diaria. Para que esa actividad, por ejemplo, se integre también con normalidad en la vida de las personas con discapacidad, en Utrera existe un ambicioso proyecto que se presenta bajo el nombre Coapdis. Y es que, aunque la sociedad continúa avanzando para normalizar la presencia de los discapacitados, aún siguen existiendo barreras que deben romperse para lograr la plena integración de estos ciudadanos. Eso lo saben bien los miembros de la asociación de personas con discapacidad Virgen de Consolación (Apdis), que están desarrollando esta novedosa iniciativa en Utrera, que tiene como objetivo principal ofrecer formación educativa y laboral. La intención es servir como punto de referencia a las personas que terminan su etapa académica para que puedan continuar con su desarrollo personal y social, logrando que los participantes sigan sintiéndose útiles para la sociedad. En concreto, este proyecto se compone de diversos talleres socioculturales, que tienen como fin el desarrollo de una serie de habilidades y competencias laborales para estas personas. La puesta en marcha de Coapdis ha llegado por la demanda de numerosos padres de jóvenes discapacitados, y a raíz de que los miembros de la asociación hubieran percibido algunos déficit importantes en la educación y en las herramientas para enfrentarse a la vida diaria que tenían estas personas con discapacidad. El secretario de Apdis, José Vargas, reconoce que, “en los últimos años, hemos detectado que había jóvenes con discapacidad que terminaban sus estudios en el colegio y se quedaban sin un lugar de referencia al que poder ir para seguir afianzando su formación en todos los sentidos, con lo cual tenían que quedarse en su casa o se veían obligados a deambular por la calle”. A ello se une que “muchos padres se dirigían a nosotros preocupados por el hecho de que sus hijos iban a olvidar lo ya previamente aprendido, y por eso nace Coapdis, que es una especie de continuación del colegio para estas personas”. Pero el proyecto que está desarrollando esta entidad utrerana no se limita exclusivamente a ser una simple clase de contenidos de corte académico, sino que busca dar un paso más. La idea es que los integrantes de esta actividad sean capaces también de adquirir herramientas válidas para su vida diaria en todos los sentidos. Así, además de aspectos como la psicomotricidad o el refuerzo de los contenidos adquiridos, en Coapdis también se enseña una serie de habilidades sociales que son imprescindibles para que, en un futuro, estos utreranos puedan buscar un hueco en el mercado laboral. Por este motivo, salir a la calle y desenvolverse de la manera más normalizada posible es uno de los objetivos fundamentales sobre los que trabajan los monitores que imparten estas sesiones. Quieren ayudar a que los participantes en el taller sean capaces de hacer frente a situaciones diarias, sin dificultades. En este sentido, se les puede ver desplazándose a un supermercado a comprar el pan, acudiendo a la oficina de empleo para saber cómo tienen que sellar la tarjeta de demandante,… Cada día, una de las actividades que desarrollan es precisamente esto, salir de las instalaciones donde trabajan habitualmente y moverse por Utrera para que se sientan una parte más de la sociedad. Para que este importante proyecto sea un éxito, se requiere el compromiso no solamente de la propia asociación, sino de las personas que intervienen como monitores, así como los propios familiares. El profesor responsable de Coapdis, Jonathan Pérez, afirma que “todos los que participan en el taller están respondiendo de manera muy satisfactoria y, además, estamos teniendo el apoyo de las familias, que consideramos algo muy importante”. Gracias a ello, “los avances están siendo más rápidos de lo que esperábamos en un primer momento”.

  • 1