Cultura

Rosa Torres: "Cristina Hoyos se encuentra muy triste por la venta"

el 26 nov 2009 / 20:53 h.

A falta de que los propietarios del Museo del Baile Flamenco quieran explicar públicamente los motivos que les ha llevado a sacar a la venta a través de internet este centro, las reacciones políticas a la decisión de Cristina Hoyos no se han hecho esperar. Mientras que el PP -inédito en la mayoría de cuestiones culturales de la ciudad- salió ayer rápidamente a la palestra para reclamar, vía comunicado, que la bailaora devuelva todas las subvenciones recibidas -881.459 euros- y que la Junta de Andalucía ponga en marcha una investigación sobre la venta del museo, que habría recibido "trato de favor", la consejera de Cultura, Rosa Torres, se limitó a decir que lamenta la noticia, que por cierto ya conocía, sin dar pistas sobre si el Gobierno autonómico hará algo al respecto.

En declaraciones a los medios, Torres resaltó que "no se trata de un desaire por parte de la artista a las administraciones públicas, sino de un sufrimiento", ya que Cristina Hoyos se encuentra "muy triste" por no poder seguir al frente, por motivos económicos, de "esta iniciativa empresarial que partió de una vocación, de querer legar en su ciudad natal parte de lo que la ciudadanía le ha dado a lo largo de su carrera, indicó la consejera. "No queremos que esto suponga un punto final y signifique el cierre del museo, esperamos y tenemos esperanza en que este proyecto siga adelante, aunque aún se desconoce su futuro", manifestó Torres, quien también destacó que "las administraciones ya tenían conocimiento de que la bailaora Cristina Hoyos iba a proceder a la venta del museo".

Por su parte, las consejerías de Innovación y Turismo de la Junta de Andalucía, que concedieron al Museo del Baile subvenciones por valor de más de 700.000 euros -más de 500.000 la primera y 200.000 la segunda-, explicaron ayer a este periódico que en caso de que el eventual comprador del edificio decida cambiar su uso actual, los promotores del centro deberán devolver la totalidad de los incentivos recibidos, ya que así lo dispone la orden que regula estas ayudas públicas y que obligan al beneficiario a mantener la inversión en el proyecto subvencionado durante al menos cinco años.

Así las cosas, a pesar de los lamentos de las administraciones -el Ayuntamiento manifestó ayer que ha hecho todo lo posible por evitar el cierre-, ninguna institución ha hecho pública su intención de evitar que la ciudad de Sevilla pierda este museo, único del mundo dedicado al flamenco y uno de los principales atractivos turísticos del centro.

Ajena a todo el revuelo que ha levantado en la ciudad el anuncio de la venta del Museo del Baile Flamenco, Cristina Hoyos se encuentra estos días en Pekín, donde protagoniza la última producción del Centro Coreográfico de Teatres de la Generalitat Valenciana, Carmen, dirigida por el coreógrafo Ramón Oller. La directora del Ballet Flamenco de Andalucía realizará con esta compañía una gira por ocho ciudades chinas. El director comercial y de comunicación del museo, Kurt Grostch, acompaña a la bailaora en este tour, por lo que tampoco ha podido referirse a este asunto. De hecho, este periódico intentó ayer sin exito hablar con algún responsable del museo, que tienen apagados todos sus teléfonos.

  • 1