Local

Rosario Ayala: «Investigamos a fondo cada VPO parada por falta de préstamos»

Desbloquear los proyectos de vivienda protegida con problemas es una de las prioridades de la delegada provincial de Vivienda y Ordenación del Territorio mientras espera ver cómo se ponen en marcha las primeras áreas de oportunidad de la herramienta de ordenación del área metropolitana: el Potaus.

el 25 oct 2009 / 22:21 h.

TAGS:

La delegada provincial de Vivienda y Ordenación del Territorio, Rosario Ayala, en el patio de la plaza de San Andrés.

–Hemos empezado a ver las creaciones de los primeros registros de demandantes de VPO, ¿por qué se descartan ahora los sorteos tras unos años? ¿Fueron un mal modelo?
–No fueron un mal modelo, pero hay que meterlos en su contexto. Entonces había tal volumen de solicitudes de VPO que era el mejor método. Hoy día hay que hacer una criba porque no todos cumplen las condiciones para acceder a una VPO. Esto nos permitirá también ajustar más la oferta porque se conocerá la demanda real y también del tipo de vivienda protegida que hay que construir. También es cierto que el sorteo suponía una frustración para aquellos que veían que su opción quedaba en manos del azar.

–Hay problemas en el área metropolitana para sacar adelante determinadas promociones de VPO por falta de crédito, ¿le preocupa este tema?
–La prioridad absoluta ahora es contactar con las diferentes promociones, públicas y privadas, para ver en qué punto se encuentran, sobre todo a nivel de financiación. Nos estamos interesando en cuáles son sus problemas, que básicamente son cuestiones de crédito. Queremos conocer si las entidades bancarias están cumpliendo con el acuerdo que se firmó en ese sentido. Hay una ardua labor de investigación por delante.

–¿Están notando en esto una falta de cumplimiento del compromiso de la banca a la hora de conceder los préstamos?
–Es el problema más común y tenemos que estudiar a fondo cada promoción paralizada porque, como digo, es una prioridad. Hay promociones con calificaciones de VPO de hace tiempo que no se hacen. Queremos hablar con los promotores y los alcaldes para conocer cada situación, y si podemos ayudarles a ponerlas en marcha, porque por ejemplo sean empresas con solvencia y que estén teniendo algún problema con los bancos que se pueda solucionar, vamos a mediar.

–También se están cambiando algunas VPO en venta a alquiler con opción a compra. ¿Está resultando más fácil que cambien las administraciones que el hecho de que los bancos cumplan el compromiso que tenían de facilitar el crédito?
–Desgraciadamente sí. Tenemos que ser empáticos con la situación de los alcaldes y lograr que este estocaje aflore. Por el contrario, la respuesta de las entidades financieras no está siendo la que cabía esperar.

–¿Cuántos promotores han ofrecido suelo a Delegación Provincial de Vivienda y Ordenación del Territorio ya que no están construyendo a causa de la crisis?
–De momento tenemos 34 ofertas. Son 4,5 millones de metros cuadrados de suelo residencial. Hay cabida para unas 18.000 viviendas pero esto no quiere decir que se vayan a hacer todas porque dependerá de que se ajusten a las necesidades, y también habrá que llegar a un acuerdo en el precio, que será el que tasemos nosotros.

–Las ciudades deportivas de Betis y Sevilla son dos proyectos de los que lleva años hablándose. ¿Tiene noticias del interés de los clubes o también ellos se han relajado por la crisis?
–La del Sevilla FC en Bollullos de la Mitación está descartada y no tenemos noticias de búsqueda de otros entornos. En cuanto a la del Real Betis, se está trabajando en ello en Benacazón. La alcaldesa, Juana María Carmona (PSOE), reconoció que es un proyecto todavía en fase embrionaria. El hecho de que vaya en un suelo industrial con cabida para este tipo de equipamientos tiene un condicionante, y es que estos últimos no pueden ganar protagonismo, por lo que hay que diseñar muy bien el reparto de la parcela. Tiene que cumplir una serie de requisitos en porcentaje de suelo que hay que saber cómo encajar.

–Hace varios meses que se consiguió aprobar el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Sevilla (Potaus), ¿notaron al final en el periodo de alegaciones una bajada en las pretensiones de los alcaldes por esta crisis?
–Se dieron dos circunstancias. Por un lado, que se avecinaba un periodo duro tras el de vacas gordas y en el que todos los municipios tenían proyectos y avales para ello. Y por otro, el hecho del que el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) restringió las ambiciones de muchos consistorios. No todos entendieron que la filosofía del Potaus no era darle cabida a lo que el POTA no aceptaba en sus PGOU (planes generales de ordenación urbana), y hasta que lo fueron entendiendo volcaban todas sus expectativas en este documento.

–¿Cómo se están desarrollando los primeros POI (Plan de Ordenación Intermunicipal) previstos en el Potaus?
–Como es algo nuevo, los municipios afectados, que creo recordar que son cuatro, están actualmente en conversaciones con la Dirección General de Planificación para ver cómo articular sus áreas de oportunidad.

  • 1