Local

Rubalcaba amenaza con reclamar la revisión del acuerdo con la Santa Sede

el 04 feb 2012 / 11:51 h.

TAGS:

Con un discurso que ha apelado muy poco a los sentimientos, Alfredo Pérez Rubalcaba ha presentado durante casi una hora su proyecto político para hacer del PSOE un partido de gobierno. El candidato a dirigir a los socialistas durante la travesía del desierto ha prometido un liderazgo "fuerte" pero sin "personalismos". "Odio el sectarismo", ha sentenciado. "Si alguien os dice que me vote porque si no no irá en las listas, no lo hace en mi nombre. En el PSOE, si yo soy secretario general, no habrá rubalcanismo", ha dicho.

Rubalcaba, que ha anunciado una conferencia de organización para el verano, ha apostado por recuperar el liderazgo de la comisión ejecutiva federal -"sé que no puedo hacer la misma ejecutiva que hace 20 años", ha reconocido en referencia a las críticas por ser un continuismo del felipismo- para que sea capaz de fijar posiciones comunes. Su equipo estará formado por personas de todos los territorios pero que no estén al servicio de éstos, será intergeneracional y dará más peso a la mujer.

El aspirante a liderar el PSOE ha cerrado filas con los socialistas andaluces, que en menos de dos meses acuden a sus elecciones más difíciles. "Estamos todos con vosotros y confiamos en vosotros más que nunca, porque el PSOE andaluz es el corazón del partido y nos ha dado muchas victorias", ha señalado. Y se ha puesto a disposición del secretario general del PSOE andaluz, José Antonio Griñán: "Pepe, desde el lunes, cualquiera que sea el resultado, yo seré el primer activista para la victoria en Andalucía".

Rubalcaba ha dedicado gran parte de su intervención a arremeter contra las duras medidas del Gobierno de Mariano Rajoy. "El PP tenía mucha prisa por llegar al poder y ya sabemos por qué: para imponer una justicia de pago, para quitar la Educación para la Ciudadanía o para acabar con el derecho a las mujeres a decidir sobre su maternidad". "Si retrocedemos, el PSOE se replanteará seriamente e acuerdo con la Santa Sede", ha afirmado llevándose la mayor ovación de su discurso. "Si quieren retroceder 30 años, retrocedamos en todo, aceptamos el reto y nos replantearemos nuestras posiciones que hasta ahora han sido sensatas", ha insistido.

Rubalcaba ha querido poner en valor el legado de Zapatero. "Este partido le tiene q dar las gracias porque en cuatro años nos llevó de una derrota a una victoria, con una oposición útil e inteligente. Puso los intereses de España antes de los del partido, ese es el mejor legado, el de la lealtad a España y ese es el q tenemos q construir", ha manifestado. El exministro ha confesado que "sólo vio llorar a Zapatero una vez", justo después de que ETA anunciara el fin de la violencia. También agradeció a Felipe González y Alfonso Guerra su papel en la construcción del proyecto socialista.

En definitiva, Rubalcaba ha puesto su "capacidad de trabajo demostrada" al servicio de un partido que debe afrontar su etapa más complicada. Ha propuesto una formación unida, fuerte para volver al gobierno y que nunca olvide su identidad: la defensa de la igualdad social y la consolidación del Estado Autonómico. "Nunca imaginé que algún día tuviera el honor de aspirar a la Secretaría General del PSOE. Responderé con todo mi trabajo para cambiar el PSOE para que siga siendo el PSOE", ha concluido.

  • 1