Local

Rubalcaba asume junto a Francia la confusión de los bomberos con etarras

Los falsos terroristas pasaron cinco horas declarando en una comisaría gala. El Gobierno asegura que el incidente no empañará la colaboración contra ETA.

el 20 mar 2010 / 19:21 h.

TAGS:

Rubalcaba, ayer en la nueva comisaría de la Policía Nacional de San Fernando (Cádiz).

Tras el error policial por el que se difundió un vídeo el viernes en el que presuntamente aparecían los cinco etarras huidos en Francia de compras en un hipermercado -cuando en realidad se trataba de cinco bomberos españoles que pasaban unos días de vacaciones en el país vecino- Alfredo Pérez Rubalcaba reconoció ayer que "podrían haberse hecho mejor las cosas".

El ministro de Interior concretó que "se trataba sólo de una hipótesis de trabajo" y compartió el error con las autoridades galas. "Hubo un problema de explicación que asumo como que algo no hemos hecho bien entre todos", dijo Rubalcaba en alusión a España y Francia, y añadió: "Me siento tan responsable de esta investigación como de las que lleva a cabo la Policía y la Guardia Civil" y "tan dolido por este asesinato como si fuera uno de los nuestros".

A pesar de todo, precisó que se seguirá trabajando con Francia en la lucha antiterrorista y destacó que la colaboración entre ambos países "mejora todos los días". El ministro, quien reconoció que Interior accedió a las imágenes del vídeo "muy poco antes" de que fuesen difundidas, destacó que la investigación policial "no es una ciencia exacta" y a veces se tienen hipótesis de trabajo que, como en este caso, resultan no ser las correctas. Así, consideró que "habría que haber explicado claramente que era una hipótesis de trabajo y, en lugar de eso, todos dimos por hecho que estábamos frente a los verdaderos autores del asesinato".

Después de haberse divulgado el vídeo y de haberse solicitado la colaboración ciudadana, varios clientes del hipermercado en el que se encontraban los bomberos alertaron de haber visto a los supuestos terroristas (los ciudadanos catalanes) hablando "un idioma parecido al español".

La vicepresidenta española del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, también aseguró ayer que España y Francia ya venían colaborando con la misma intensidad antes del asesinato del gendarme francés y que entre ambos países hay "un compromiso de hierro" para acabar con ETA. Además, remachó que "no hay escapatoria, ni escondite posible para los etarras ni en España, ni en Francia, ni en Portugal, ni en ningún sitio".

Respecto a un posible cambio en la manera de operar de ETA, puesto de manifiesto con el robo al concesionario de coches en Francia, la vicepresidenta se limitó a afirmar que el Gobierno trabaja en todas las líneas "para acabar con ellos" y que "no van a poder abrir ningún camino nuevo".

También el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, restó importancia al error y tuvo en cuenta que la Policía del país vecino está "cien por cien implicada en la búsqueda de los terroristas". De la misma forma, el principal partido de la oposición, el PP, explicó que el fallo "en absoluto" empaña la "excelente colaboración" que tanto el Gobierno francés como las fuerzas de seguridad galas demuestran en la lucha contra ETA.

Los cinco bomberos tuvieron que prestar declaración durante cinco horas en una comisaría francesa. Ayer por la tarde, una representación del Gobierno catalán los acompañó hasta París para que pudieran volver a Barcelona lo antes posible. Hoy domingo está previsto que ofrezcan una rueda de prensa.

Etarras "de golpe y porrazo". Óscar González, uno de los cinco bomberos catalanes que el viernes fueron confundidos con presuntos etarras en un vídeo difundido por la Policía francesa, lamentó ayer el grave perjuicio que les ha ocasionado este error en el que “sin comerlo ni beberlo” y “de golpe y porrazo” se vieron convertidos en etarras.

En declaraciones a RTVE, González aseguró que la emisión del vídeo, en el que se les podía ver comprando en un centro comercial cercano al concesionario de coches asaltado el pasado martes por un comando de ETA, causó una gran “preocupación” y un “perjuicio” en sus familias. “Un mal trago” por el que se quejarán ante las autoridades, anunció. Según indicó, la madre de uno de ellos les avisó porque los vio por televisión. Ellos buscaron el vídeo por internet y se pusieron en contacto con sus cargos superiores en Cataluña y con el departamento de Interior del Gobierno catalán. Durante la noche no se atrevieron a abandonar el hotel porque estaban en busca y captura. Finalmente, durante la mañana de ayer se desplazaron a declarar a la comisaría de Melún.

González insistió en su enfado: “Nuestra foto ahí, de presuntos nada y de esto nos vamos a quejar. Sin comerlo ni beberlo, de golpe y porrazo, hemos sido etarras”, lamentó el bombero. Mientras, la Agrupación de Bomberos de la Generalitat del sindicato CCOO y el sindicato UGT de Cataluña criticaron el “shock” provocado por la Gendarmería francesa a sus compañeros. El responsable en funciones del ámbito de Bomberos de UGT, Antonio del Río, consideró “rocambolesco” el error y esperó una “rectificación” de las autoridades galas.

  • 1