Local

Rubalcaba augura que "estamos ante el principio del fin de ETA"

Otegi dice que la banda «está lista para dejar la violencia» y el ministro responde: «Que la deje».

el 28 dic 2010 / 20:43 h.

TAGS:

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, conversa con el lehendakari, Patxi López, ayer en Leioa.

"Con todas las cautelas, podemos estar empezando a recorrer el camino que nos lleva al final de ETA. Estamos en el principio del fin de ETA, no quiere decir que sea mañana o pasado". Es la previsión más contundente que el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha realizado sobre la desaparición de la banda terrorista ante los insistentes rumores que apuntan a una inminente tregua definitiva.

Pese a todo Rubalcaba aseguró ayer que no se va a cambiar "ni una coma" de la política antiterrorista ya que "está dando resultados", pero no se ha logrado el objetivo "fundamental" de poner fin a la violencia.
El ministro se reunió en el palacio Artaza de Leioa (Vizcaya) con el lehendakari, Patxi López, con el que analizó la situación de la lucha antiterrorista, y después presidió con el consejero de Interior, Rodolfo Ares, una reunión de coordinación con altos cargos de sus respectivos departamentos y mandos de la Ertzaintza, Guardia Civil y Policía Nacional.

En rueda de prensa posterior, Rubalcaba explicó el análisis compartido de los Gobiernos central y vasco en este ámbito y opinó que se puede estar "empezando a recorrer el camino que lleve al fin de ETA", aunque abogó por ser "cautelosos".

Y aclaró también que ni su ministerio ni Instituciones Penitenciarias autorizaron la entrevista en la que el exportavoz de la ilegalizada Batasuna Arnaldo Otegi aseguraba desde prisión a The Wall Street Journal que ETA está preparada para "abandonar la violencia". "Si ETA está preparada para dejar la violencia, que la deje", replicó Rubalcaba, que, al igual que Ares, dijo no ver nada nuevo en el mensaje de Otegi.

Décadas tremendas. Asimismo el titular de Interior advirtió a los abertzales de que décadas de hechos "tremendos" y asesinatos no se pueden zanjar con "dos o tres declaraciones", por lo que les animó que sustituyan las tres letras de "las siglas de ETA por las de FIN". Una interpretación que compartieron el resto de fuerzas políticas. Así, el presidente del PP, Mariano Rajoy, insistió en que "sólo importa" que "los terroristas dejen de ser terroristas" y subrayó que, mientras esto no se certifique, ni Batasuna ni ninguna fuerza satélite podrá presentarse a las elecciones.

El ministro consideró que hay "cosas que están pasando, pero para que esto acabe -indicó- tienen que pasar muchas más" y señaló que "la unidad" de los partidos democráticos es "muy importante" para hacer frente al "principio del fin" de ETA. E insistió en que "no hay razones" para cambiar la lucha antiterrorista.

En el encuentro, los dos gobiernos también acordaron intensificar la colaboración entre la Ertzaintza, la Guardia Civil y la Policía Nacional para combatir el terrorismo de origen islamista "con la misma intensidad" que con ETA, así como para luchar contra la violencia de género. Respecto al terrorismo de origen islamista, el ministro señaló que en España existe "un nivel de alarma alto".

Antes de las reuniones citadas, el ministro almorzó en Getxo con empresarios vascos, con los que trató sobre la situación económica y la lucha antiterrorista. En el almuerzo no hablaron de la extorsión de ETA a los empresarios, según Rubalcaba, quien dijo que no tiene constancia de que ésta haya cesado. Según Interior, los empresarios que intervinieron mostraron su apoyo a la política antiterrorista de ambos gobiernos.

Por su parte, Ares coincidió en mostrar su satisfacción por la "buena marcha" y los frutos de la cooperación policial en materia antiterrorista, pero advirtió de que ETA no ha desaparecido y recordó el robo de material electrónico en Francia. Según Ares, "este año ha sido un mal año para ETA y un buen año para el Estado de Derecho" con la detención de 113 supuestos terroristas. Además, según dijo, en algo más de dos años se ha desmantelado en seis ocasiones.

  • 1