Local

Rubalcaba ‘convence’ al PSOE de que no hace falta referéndum

Los barones socialistas cierran filas en torno a su candidato y apoyarán la reforma constitucional.

el 29 ago 2011 / 17:59 h.

TAGS:

Pérez Rubalcaba, en la reunión de hoy con los 'barones' territoriales.

Rubalcaba "ha convencido". El candidato socialista a las próximas elecciones generales ha conseguido finalmente cerrar filas en el seno de su partido, objetivo que le llevó a celebrar ayer lunes una cumbre con los barones socialistas, un día antes de que la reforma constitucional sea sometida (hoy martes) a votación en el Congreso de los Diputados.

Los dirigentes socialistas han respaldado por tanto a su candidato, dejando a un lado las reticencias iniciales y quedando finalmente satisfechos con las explicaciones ofrecidas por el exministro durante la reunión celebrada a puerta cerrada en Ferraz.

El encuentro destinado a convencer a las posturas más disconformes fue por tanto productivo para el candidato socialista y los barones apoyarán sin matices la reforma de la Constitución, lo que no quita que incluso durante la sesión de ayer se alzaran algunas críticas por "las formas y la urgencia" en que se planteó la reforma de un tema "importante y delicado".

Una de estas voces fue la del líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, quien lamentó que no se haya contado previamente con el partido para tomar una decisión de estas características.

Otro socialista pero esta vez representante de los catalanes, José Montilla, incidió en que "las cosas se podían haber hecho mejor" y con "mayor prudencia", especialmente por las peculiaridades de Cataluña y País Vasco, a fin de no dar lugar a que este tipo de reformas puedan ser utilizadas para alentar otras reivindicaciones.

Otra prueba de la grietas que ha tenido que sellar hasta el último momento el Partido Socialista en torno a la reforma de la Carta Magna son las declaraciones realizadas ayer por la ministra de Defensa, Carme Chacón, durante la reunión de la Ejecutiva del PSC, donde Chacón expresó sus "dudas" por el procedimiento seguido para concretar este cambio en la Constitución, que no culminará con un referéndum.

Pese a avalar la reforma pactada por PP y PSOE "por responsabilidad y lealtad hacia el candidato" socialista, la ministra apuntó que tiene "más dudas respecto del procedimiento de reforma constitucional seguido" en un momento en que hay "una demanda social que reclama, con razón, más participación popular en las grandes decisiones políticas".

De esta forma, Chacón, que destacó las mejoras introducidas al texto durante la negociación con el PP, se refirió a la demanda de someter la reforma a referéndum que hacen muchos ciudadanos y diversos partidos de izquierda.

"Fortaleza y unión". Dentro del PSOE hubo quien prefirió hablar de "opiniones" en lugar de voces discordantes, como es el caso del secretario general del PSPV, Jorge Alarte, quien defendió con firmeza que "el partido sale más fuerte y unido en torno a la figura del candidato". "La gente se ha expresado, pero críticas no ha habido y en cualquier caso lo importante es que Rubalcaba sale reforzado tras la reunión", destacó.

También el líder de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara, admitió a la salida de Ferraz que "el referéndum no tiene sentido" y que "lo que él quería era que se explicaran bien las cosas". Posteriormente, a través de su cuenta personal en Twitter, hizo un llamamiento para que entiendan la propuesta "no solamente los socialistas sino todos los ciudadanos".

El secretario general del PSN y vicepresidente primero del Gobierno de Navarra, Roberto Jiménez, coincidió en que el apoyo de los barones socialistas al planteamiento de Rubalcaba ha sido "inequívoco y unánime" y, aunque afirmó también que "carece de todo sentido" someter la reforma a referéndum, admitió que "se puede ser comprensivo, en cualquier caso, con que haya demandas de referéndum".

Asimismo, el secretario general del Partido Socialista Canario, José Miguel Pérez, defendió la reforma constitucional porque con ella el Gobierno busca "dar respuesta a una situación grave anteponiendo el interés de España a otra cosa".

Por su parte, Rubalcaba, se mostró comprensivo con la postura del jefe del Ejecutivo ante los barones socialistas en el procedimiento desarrollado para la reforma constitcional y, aunque dijo entender "su situación y su responsabilidad", aseguró, como ya hiciera en presencia del presidente Zapatero, que él hubiera actuado de otra manera, ya que habría consultado con la dirección del partido la reforma de la Constitución.

Sindicatos, ONG e IU saldrán a la calle desde el jueves

El secretario Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, y el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, anunciaron ayer que ambos sindicatos han acordado con otras organizaciones sociales convocar concentraciones en toda España para este miércoles, 31 de agosto, y el jueves, 1 de septiembre, contra la reforma constitucional propuesta por PSOE y PP para fijar un límite de déficit.

Asimismo, convocarán una manifestación en Madrid para el 6 de septiembre, víspera de la fecha prevista para el debate de la norma en el Senado, según se ha acordado tras una reunión de ambos sindicatos con otras 13 organizaciones, entre las que figuran la Unión Sindical Obrera (USO), Sindicato de Estudiantes de España, el Consejo de la Juventud y varias ONG.

Las organizaciones han explicado que las fechas de las movilizaciones de esta semana se fijarán definitivamente tras discutir con otras organizaciones y “ciudad por ciudad” la manera en que se articularán de la mejor forma, pues la voluntad es que las manifestaciones sean “unitarias”.

La reforma tendrá hoy su primer debate parlamentario en el Congreso, que la volverá a votar para remitirla al Senado el viernes, día 2.

Asimismo, sindicatos y organizaciones se han comprometido a apoyar cualquier movilización convocada con estos mismos objetivos, al tiempo que han apostado por campañas de recogida electrónica de firmas contra la reforma y para pedir un referéndum.

Por su parte, el coordinador federal de IU, Cayo Lara, también pidió que se someta a votación y confirmó ayer que su partido se sumará a estas movilizaciones contra la reforma, que considera “el mayor atentado contra el Estado de bienestar”.
“Cuando teníamos una Constitución que se nos había dicho que era intocable y que era muy difícil de modificar, de pronto nos encontramos con que sí se modifica, y además con agosticidad y con urgencia, en una modificación exprés que es el mayor atentado contra el estado de bienestar que hemos conocido en los últimos tiempos”.

Griñán apoyala reforma "sin ningún género de dudas"

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, afirmó ayer que apoya "sin ningún género de dudas" la reforma de la Constitución que incluye un tope al gasto y mantuvo que puede llevarse a cabo "perfectamente" sin la necesidad de someterlo a referéndum. "No sólo tenemos ninguna reticencia sobre ella, sino que la apoyamos sin ningún género de dudas", recalcó.

Preguntado por si considera que la aprobación de la reforma debería ser sometida a una consulta popular, el secretario general de los socialistas andaluces insistió en que la redacción del artículo que se incluirá en la Carta Magna para garantizar la estabilidad presupuestaria "permite cualquier política económica" y por lo tanto "no altera para nada los fundamentos constitucionales", que están abiertos a "cualquier posición política". De esta manera, dijo, "puede hacerse perfectamente sin referéndum". 

Felipe González ve un "reconocimiento de cierto fracaso"

Mientras, el expresidente del Gobierno Felipe González, si bien califica de "bueno" el acuerdo alcanzado por el PSOE y el PP para fijar un tope en el déficit a través de una reforma de la Constitución, subraya que dicha reforma implica un "reconocimiento de cierto fracaso". "Es bueno que haya un acuerdo que obligue a todos sobre la estabilidad presupuestaria", expone Felipe González en un artículo de opinión en 'El País'. "Pero obligarnos a nosotros mismos con una reforma de la Carta Magna", continúa el expresidente, "no deja de ser el reconocimiento de un cierto fracaso".

 

  • 1