Local

Rubalcaba da el primer paso y anuncia que optará a la Secretaría

Comunicó ayer su decisión al presidente de la Junta, que pidió a los candidatos que se vuelquen con los comicios andaluces.

el 27 dic 2011 / 18:53 h.

TAGS:

Ricardo Costa es el favorito de Pepe Mel.
-->-->-->

Alfredo Pérez Rubalcaba es ya el primer candidato que optará a la Secretaría General del PSOE en el congreso que se celebrará en Sevilla del 3 al 5 de febrero. Y lo es después de habérselo comunicado en un encuentro privado celebrado ayer en la capital hispalense al secretario general de los socialistas andaluces y presidente de la Junta, José Antonio Griñán. Andalucía es capital para los intereses del PSOE (es el único bastión de poder que le queda al partido después del tsunami del PP en las últimas convocatorias electorales) y para cualquiera de los candidatos que opten a suceder a Rodríguez Zapatero, ya que la organización andaluza aporta al congreso federal un 25% de los delegados con derecho a voto.

Rubalcaba -que oficializará su candidatura mañana en la sede de UGT- le dio a conocer sus planes a Griñán en un encuentro en Sevilla al que acudió acompañado de Elena Valenciano, su directora de campaña para el 20N. El que fuera candidato a presidente -pugna que perdió ante Mariano Rajoy de manera estrepitosa- es consciente de que la postura que adopte Andalucía es vital para sus intereses. De hecho, los dos firmes candidatos a la Secretaría General, Rubalcaba y Carme Chacón (que se espera que dé el paso al frente en los próximos días), han tenido todo tipo de gestos con el PSOE andaluz en los últimos días. Sobre todo, después de que el presidente de la Junta se quejara de que ninguno de los aspirantes tuviera como máxima prioridad la victoria a vida o muerte del PSOE en las elecciones autonómicas de marzo. "El objetivo es ganar las elecciones andaluzas y el que no esté en eso, no recibirá el apoyo de Andalucía". Sus palabras fueron rápidamente contestadas por Chacón a través de un mensaje en Twitter y por Rubalcaba, ayer, al trasladarse a Sevilla para comunicar en persona y en primer lugar al líder de los socialistas andaluces que se presenta a dirigir el PSOE federal. El partido está ya pues movilizado, y la carrera se prevé agria. Dirigentes muy destacados del PSOE no han ocultado su malestar por el uso como arma arrojadiza de la figura de Zapatero y de la política desplegada en estos últimos ocho de Gobierno. Es el caso del manifiesto, respaldado por la exministra de Defensa con Zapatero, Carme Chacón, muchopsoeporhacer, en el que se criticaba la gestión de la crisis que había hecho el partido. "Cuando aplicamos políticas contra la crisis ajenas a nuestra orientación ideológica, perdimos parte de nuestro crédito", rezaba el manifiesto. Chacón ayer defendió estas iniciativas porque el debate es "imprescindible". La guerra de declaraciones no hizo entonces más que empezar. Un amplio grupo de exsecretarios de Estado de Zapatero contestó a muchopsoeporhacer a través de una carta titulada Yo sí estuve allí. En ella se hacía una defensa encendida del legado del expresidente del Gobierno, cuyo impacto, sostenían, no se podrá medir hasta que no pasen los años.

Este escenario de enfrentamientos entre partidarios de uno y otro candidato (no se descarta tampoco la presentación en el último momento de una tercera vía encabezada por el diputado Eduardo Madina) y el efecto que puede tener en los comicios andaluces es lo que está por determinar. El punto de partida ya es lo suficientemente delicado como para que el PSOE afronte esas elecciones con un partido, en el marco estatal, completamente fragmentado. Las encuestas son demoledoras para los intereses de los socialistas andaluces. Javier Arenas, presidente del PP en Andalucía, acaricia la mayoría absoluta, lo que, de confirmarse, supondría que el PSOE perdería su comunidad talismán y su único reducto de poder. Griñán quiere a todo el partido, no solo al andaluz, volcado con ese objetivo. Y por el momento, Rubalcaba le ha dado un sí rotundo.

  • 1