Local

Rubalcaba marca la hoja de ruta

El nuevo vicepresidente apuesta por la «austeridad» y las «reformas» para remontar.

el 21 oct 2010 / 21:04 h.

TAGS:

Rubalcaba, Chaves, Jiménez, Gómez, Aguilar, Jáuregui y Pajín, ayer, antes de la jura de sus cargos ante el Rey en el Palacio de la Zarzuela.

El remodelado Gobierno de Zapatero comienza hoy su nueva andadura con la reunión del Consejo de Ministros. Pero ya ayer, durante la jura de cargos ante el Rey en la Zarzuela, el vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ejerció su liderazgo.


Rubalcaba y el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, recibieron ayer sus carteras de manos de María Teresa Fernández de la Vega con la promesa de trabajar duro para lograr la recuperación con reformas, austeridad y cohesión social. "Lo vamos a dar todo y si es preciso, aunque sea un poco melodramático, moriremos en el intento", manifestó Jáuregui en el Palacio de La Moncloa antes de que Rubalcaba garantizara que "por trabajo no va a quedar": "ojalá que al trabajo le acompañe el acierto", apostilló.


Tras prometer sus cargos ante el Rey en Zarzuela -junto a Valeriano Gómez (Trabajo), Leire Pajín (Sanidad e Igualdad), Trinidad Jiménez (Exteriores), Rosa Aguilar (Medio Ambiente, Rural y Marino) y Manuel Chaves (Política Territorial y Función Pública)- y en una sala atestada de compañeros de gabinete y de partido y trabajadores de Moncloa, Rubalcaba subrayó la importancia de la acción del Ejecutivo y garantizó que "a este Gobierno le quedan muchos días para mejorar la vida de los ciudadanos".


En este contexto, dejó claro que el nuevo Gobierno mantiene los objetivos del anterior, la recuperación económica y la creación de empleo, y advirtió de que conseguirlos exige reformas, explicarlas a la sociedad que tiene que asumirlas para que funcionen, austeridad y cohesión social.
mucho trabajo. Esas serán sus señas de identidad junto al trabajo constante, por lo que avisó en tono de broma a los funcionarios, muchos de los cuales le recordaban de su anterior etapa en La Moncloa, que los horarios serán los de antaño, aunque el teléfono dejará de sonar cuando haya partido de fútbol.


Rubalcaba no olvidó que continúa como ministro del Interior, gestión de la que se mostró "satisfecho" porque "las cosas van razonablemente bien" en un área en la que, reconoció, siempre debe prevalecer la cautela.


El PP ya lo está esperando y la primera pregunta que dirigirá la portavoz del grupo popular del Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, al nuevo vicepresidente primero en la sesión de control de la Cámara Baja versará sobre las pensiones.


Rubalcaba alabó la labor desempeñada en los últimos seis años por María Teresa Fernández de la Vega, quien escuchó sin tomar la palabra cómo su sucesor elogiaba su dedicación y su capacidad de trabajo, muchas veces silencioso. "Hay un antes y un después", manifestó Rubalcaba antes de afirmar que "nada será igual" y que lo conseguido por De la Vega es "irreversible".
Antes de él tomó la palabra Ramón Jáuregui que prometió responder a la confianza del presidente del Gobierno con "lealtad y trabajo": "con todo lo que tengo y todo lo que sé", añadió.
El resto de nuevos ministros también tomó posesión de sus cargos. Así la nueva ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, pidió a los que no le conocen una oportunidad como ministra y aseguró que no saldrá de ella "ni una palabra de rencor ni descalificación" ante las críticas que reciba que, según aseguró, no le van a "desviar ni un segundo" de su responsabilidad. Fue una clara alusión a los comentarios sexistas del alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva (PP), quien ayer afirmó que cuando ve "esos morritos" piensa "lo mismo".


La nueva ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez, subrayó que su gestión estará basada en "el respeto y el diálogo" y dará "continuidad" a la acción desempeñada por su antecesor en el cargo, Miguel Ángel Moratinos, en los últimos seis años. Jiménez se fijó como primer objetivo de su política "reforzar" la presencia de España en la región de Asia-Pacífico, sobre todo en el plano económico y con el fin último de contribuir a la salida de la actual crisis que padece nuestro país.


Por la mañana Valeriano Gómez, titular de Trabajo, señaló que no se siente "incómodo" defendiendo "globalmente" la reforma laboral, para cuyo desarrollo aboga por el diálogo con los agentes sociales, y auguró que en 2011 se creará empleo neto. Por su parte, la responsable de Medio Ambiente y Rural y Marino, Rosa Aguilar, afirmó que está "plena y totalmente identificada" con el proyecto socialista, en Andalucía y España, y pronosticó que el nuevo Gobierno "responderá" a los retos y necesidades de los ciudadanos.

  • 1