Local

Rubalcaba salva a Griñán para afrontar las autonómicas

El andaluz ocupará la presidencia del PSOE en sustitución de Chaves para recomponer su liderazgo tras la apuesta del PSOE-A por Chacón

el 05 feb 2012 / 09:29 h.

TAGS:

Alfredo Pérez Rubalcaba saluda ayer al plenario como secretario general del PSOE acompañado de José Antonio Griñán, flamante presidente del partido.
Manuel Chaves “no tardó ni diez minutos” en llamar a Alfredo Pérez Rubalcaba y José Blanco la noche del sábado. Lo hizo en cuanto comenzaron las negociaciones de la futura ejecutiva federal del PSOE que culminaron ayer domingo casi a las ocho de la mañana. El mensaje del expresidente andaluz, fuera ya de la primera línea política, fue nítido: “O le das la presidencia del partido a Pepe Griñán o se tiene que ir”. Fuentes muy próximas al actual secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba explican así por qué José Antonio Griñán ocupa desde ayer un lugar privilegiado en la cúpula socialista.

El presidente de la Junta y candidato de los socialistas quedaba seriamente tocado tras la victoria de Rubalcaba. Era lo último que le quedaba. El PSOE andaluz había apostado por Carme Chacón, la opción perdedora, en una jugada política de alto riesgo que ha conseguido romper en dos a los socialistas andaluces a menos de dos meses de las elecciones autonómicas más reñidas que se celebrarán en este histórico feudo del partido. El PP andaluz de Javier Arenas tiene muy cerca la mayoría absoluta después de 30 años en la oposición. Rubalcaba sabe que su bautismo de fuego será esa cita con las urnas. Y, por supuesto, no hay ni un solo socialista que no quiera derrotar al PP en Andalucía con todas sus fuerzas. Otra cosa es que tengan margen para conseguirlo.

Tercera sucesión. La ejecutiva de Rubalcaba obtuvo el respaldo del 80% del partido. Se ha rodeado de sus fieles y algunos de los que iban con Carme Chacón le han reprochado que no haya integración. Pero el líder del PSOE sabía que en Andalucía era imprescindible un espaldarazo a Griñán en clave electoral. El presidente de la Junta volverá a suceder a Chaves. Es la tercera vez. En el Gobierno, en el PSOE andaluz y ahora en el federal. Un “honor” y ya “una costumbre”, dijo. Días atrás fuentes del PSOE andaluz aseguraban que no aspiraban a ese puesto, que consideraban florero, y sí a algo con más poder. Griñán aseguró ayer que no se siente “perdedor”. “Si a uno le hacen presidente del partido y ha perdido, habrá que perder para ganar”, dijo a los periodistas. Además aseguró que a Chaves le tocaba dar un paso atrás por llevar tres mandatos consecutivos en la presidencia.

Una lectura en la que insistió la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, a quien muchos señalan como la principal perdedora y la gran responsable de la ofensiva por Chacón, en la que cinco secretarios provinciales se expusieron públicamente y ha habido denuncias de presiones y juego sucio. Esta lectura legal de los estatutos no la comparten en Ferraz ni en la dirección del PSOE. Aseguran que la Disposición Adicional Quinta limita a tres mandatos la permanencia en cualquier “cargo orgánico ejecutivo” y la presidencia, dicen, no es ejecutivo.

El debate, que suena nimio, deja patente la deteriorada relación que existe entre la actual dirección del PSOE andaluz y la vieja guardia. Chaves y Griñán no habían mantenido, hasta la tarde de ayer, ninguna conversación privada para analizar la situación aunque el presidente aprovechó un encuentro en los pasillos del congreso, con varias cámaras enfocando, para abrazar a Chaves. El secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías, –que se mantiene en la ejecutiva federal– destacó el “gesto de generosidad” de Chaves al dejar la presidencia “por encima de cualquier planteamiento estatutario o normativo”. Puntualizado esto exigió no hablar en términos de ganadores o perdedores y subrayó que lo importante es reforzar y respaldar a Griñán para afrontar las elecciones.

En sus declaraciones los socialistas primaron la cortesía y la importancia de dar una imagen de “unidad” del PSOE para enfrentarse al PP el 25 de marzo en Andalucía y Asturias.

Unidad. “Ahora todos con Griñán, todos con Rubalcaba”, declaraban al unísono unos y otros en los pasillos del hotel de Sevilla que acogió el cónclave. La ejecutiva federal de Pérez Rubalcaba obtuvo el respaldo del 80% de los delegados. Por debajo del que logró José Luis Rodríguez Zapatero en 2000 para su equipo, a pesar de que su victoria fue todavía más estrecha. Él ganó por 8 votos. Rubalcaba por 22 (51%). Ayer destacó en su breve discurso final de 20 minutos –era una urgencia poner punto y final a un congreso largo e intensísimo– que con su ejecutiva había remontado “30 puntos de unidad”.

En la dirección del PSOE seguirán seis andaluces. Repetirá Gaspar Zarrías. Además de Griñán entra la granadina María del Mar Villafranca, en la Secretaría de Educación y Cultura. Como vocales está el sevillano Javier Fernández, alcalde de La Rinconada y hombre fuerte del secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, el líder provincial que ha plantado cara más directamente a la cruzada por Chacón. Igualmente ocupará una vocalía la alcaldesa de Lebrija, María José Fernández –de la corriente de Susana Díaz–. Y también la que fue candidata a la alcaldía de Málaga, María Gámez, que había apoyado –como la granadina Villafranca– a Rubalcaba.Ç

La que más sonaba para la dirección del PSOE, la consejera de Igualdad Micaela Navarro, no estará finalmente en Ferraz. Algunos creen que es una consecuencia más de la operación por reforzar la figura de Griñán, que ha llevado a entregarle a él la presidencia. Otros directamente apuntan a que Navarro está llamada a tareas más importantes en Andalucía.

Para los socialistas no hay tregua. Tras salir del convulso congreso, que Griñán propuso celebrar en Sevilla para dar el pistoletazo de salida a la campaña, toca elaborar las listas al Parlamento. Hoy se abre el proceso que debe culminar el fin de semana en el ámbito provincial. Un Comité Director del PSOE-A previsto el 15 dará el visto bueno y quedará la bendición del Comité Federal de Listas. La secretaria de Organización, Susana Díaz, se mostró convencida que la guerra interna no afectará. “Va a haber diálogo y talante suficiente”, dijo. El secretario provincial del PSOE de Cádiz, Francisco González Cabaña, anunció que la lista de su provincia la encabezará Luis Pizarro. Queda por ver si Griñán encabeza la lista de Sevilla o de Córdoba. Y si Díaz le dobla el pulso a Viera para ser la número dos por la provincia sevillana.

COMPOSICIÓN DE LA EJECUTIVA:

  • Presidente: José Antonio Griñán
  • Secretario General: Alfredo Pérez Rubalcaba
  • Visecretaria General: Elena Valenciano
  • Secretario de Organización: Óscar López
  • Secretaría de Igualdad: Purificación Causapié
  • Secretaría de Relaciones Políticas: Patxi López
  • Secretaría de Economía y Empleo: Inmaculada Rodríguez-Piñero
  • Secretaría de Relaciones Institucionales, Políticas y Autonómicas: Antonio Hernando
  • Secretaría de Participación, Redes e Innovación: María González
  • Secretaría de Ciudad: Gaspar Zarrías
  • Secretaría de Programa: Jesús Caldera
  • Secretaría de Política Social: Trinidad Jiménez
  • Secretaría de Educación y Cultura: María del Mar Villafranca Jiménez
  • Secretaría de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad: Hugo Motrán
  • Secretaría de Formación: Rafael Simancas
  • Secretaría de la UE: Juan Moscoso
  • Secretaría de Cooperación y Emigración: Marisol Pérez
  • Secretaría de Inmigración: Carmela Silva
  • Vocales: Eduardo Madina, Jaime Lissavetzky, Emiliano García Page, Sergio Gutiérrez, Carlos Pérez, Carolina Darías, José Zaragoza, Francisca Armengol, María Teresa Noguera, José Miguel Rodríguez, Esperanza Estévez, Alejandro Soler, María Gámez, Javier Fernández, María José Fernández, Carmen Montón, Cristina Maestre, Maru Menéndez, Patxi Vázquez, Lola Gorostiaga.

  • 1