Rubalcaba se desmarca del pacto que Díaz pedirá a Rajoy contra la corrupción

La líder andaluza propondrá hoy al presidente apartar del debate político casos como el de Bárcenas o los ERE. El secretario general del PSOE replica que el partido seguirá haciendo oposición con este tema en el Congreso.

el 09 oct 2013 / 20:46 h.

rubalcaba-susanaEl pacto nacional contra la corrupción que la presidenta de la Junta, Susana Díaz, propondrá hoy a Mariano Rajoy no impedirá que el PSOE siga haciendo oposición al Gobierno con el caso Bárcenas, ni tampoco dejará fuera del Parlamento andaluz los ataques del PP por el caso ERE. Una cosa es la faceta institucional, que representa Díaz, y otra el perfil de partido, “que es cosa mía”, aclaró ayer el secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, ante la atenta mirada de la presidenta andaluza. Díaz se entrevistó en la calle Ferraz con el líder del PSOE, una cita previa al encuentro que tendrá hoy con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En su agenda lleva una ristra de reclamaciones: un plan especial contra el paro, un nuevo modelo de financiación autonómica, el cumplimiento del Estatuto que obliga al Estado a destinar a Andalucía un porcentaje de las inversiones públicas equivalente a su población (17,9% del total)... En clave nacional, Díaz propondrá al presidente un pacto nacional contra la corrupción, cuyo objetivo último es dignificar la arena política dejando al margen (léase en los tribunales) los casos delictivos que se reprochan cada día unos y otros partidos. Rubalcaba se desmarcó ayer del pacto de regeneración democrática que propone Díaz, y en su lugar planteó crear una subcomisión para abordar el tema en el Congreso. La reacción del líder socialista no es de extrañar, no en vano el PSOE se levantó de la mesa de negociación de la ley de transparencia porque el Gobierno no responde las preguntas de sus diputados por el caso Bárcenas, de supuesta financiación ilegal del PP. Rubalcaba expuso sus razones en una rueda de prensa conjunta con Susana Díaz. Con la propuesta del plan contra la corrupción, la presidenta de la Junta “representa a los andaluces”, dijo el líder socialista, y luego hay “un ámbito partidario en el que cada uno tiene su responsabilidad”. “Tenemos que distinguir muy claramente el ámbito partidario del institucional. Que la Junta diga que hay temas de corrupción que afectan al trabajo de gobiernos autonómicos es un ejercicio de responsabilidad institucional, otra cosa es lo que haga el PSOE en las Cortes, eso me corresponde a mí”, insistió Rubalcaba, para después añadir que “siempre ha sido así y va a seguir siendo así”. Así respondió el secretario general cuando se le preguntó cómo se puede compatibilizar que la presidenta andaluza, y futura líder del PSOE en esta comunidad, vaya a proponer este pacto a Rajoy cuando los socialistas no apoyaron al PP con la Ley de Transparencia y Rubalcaba mantiene las relaciones rotas con el presidente por el caso Bárcenas. Tampoco el PPandaluz dejaría de explotar el caso de los ERE irregulares porque quedaría desahuciada toda su estrategia de oposición en elParlamento.   candidata // Díaz trasladó al líder del partido su voluntad de presentarse a la secretaría general del PSOE-A, la federación más poderosa de los socialistas, que celebrará un congreso extraordinario los próximos 23 y 24 de noviembre. Rubalcaba sí apoyó la petición que Díaz trasladará a Rajoy para que sufrague un plan especial contra el paro en Andalucía, parecido al que aprobó para Extremadura o Canarias. En este sentido, el PSOE hará suya esta demanda en el Congreso de los Diputados. La presidenta andaluza explicó la “obligación” que tiene de mantener una “relación fluida y constante” con el Gobierno central y con el líder del principal partido de la oposición. Para defender su propuesta del pacto de regeneración política, Díaz aseguró: “No podemos usar la corrupción para aniquilar al contrario. La política tiene que salir de esa trinchera”, para acto seguido plantear que “el Gobierno de Rajoy tiene que liderar un pacto del que formen parte los grupos en el Congreso y también con participación de las comunidades”. A su juicio, no sería “razonable” que Andalucía promoviera unas “expectativas de transparencia, gobierno abierto o rendición de cuentas” y esa norma se viera condicionada por otras del Gobierno central. “Esto tiene que ser fruto del consenso”, remachó.

  • 1