Economía

Rubalcaba se estrena con mano tendida a patronal y sindicatos

El vicepresidente aboga por llegar a acuerdos en pensiones y energía

el 25 oct 2010 / 19:39 h.

Pérez Rubalcaba, ayer, durante el Congreso Nacional de la Empresa Familiar.

Con ánimo conciliador. Así llegó ayer el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su estreno ayer en el cargo fuera del Consejo de Ministros, al asegurar que "no va a faltar la voluntad del Ejecutivo" para llegar a acuerdos en asuntos de gran importancia como la reforma de las pensiones o en materia energética.

Durante su discurso en la inauguración del XIII Congreso Nacional de la Empresa Familiar, Rubalcaba advirtió de que está en juego la sostenibilidad del sistema de pensiones. Por ello abogó por alcanzar un acuerdo en la Comisión del Pacto de Toledo que se pueda elevar a proyecto de ley pensando en el futuro del país.

Además, mandó un mensaje a los sindicatos al decir que la voluntad del Ejecutivo es retomar el diálogo social, ya que la relación con dichas organizaciones "no atraviesa por el mejor momento posible" y cree que es mejor dialogar y pactar que tener que imponer una reforma.

En cualquier caso, defendió la reforma laboral al decir que "el Gobierno ha hecho lo que ha tenido que hacer", al tiempo que instó a los empresarios a que se pongan de acuerdo con sus trabajadores, después de que minutos antes el presidente saliente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Simón Pedro Barceló, se quejara de la falta de flexibilidad.

Rubalcaba propuso un nuevo esquema de negociación colectiva para que, cuando haya una crisis, los empresarios no hagan los ajustes por la vía del empleo.

Sin embargo, advirtió de que el Gobierno va a aplicar la reforma laboral y que los empresarios deben cumplirla.

Con la vista puesta también en los próximos 25 años, instó, especialmente al principal partido de la oposición, el PP, a llegar a un pacto sobre el modelo energético en una negociación en la que "en el Gobierno estamos dispuestos a ser muy flexibles".

En cuanto a la gestión de la crisis, aseguró que en este momento "no hay nada" que les haga dudar de que se va a conseguir cumplir el objetivo de déficit público en el conjunto de las administraciones, que según la ejecución presupuestaria de 2010, se situaría en el 9,3% del PIB.

De cara a 2011, cuando la previsión de déficit es del 6% del PIB, Rubalcaba dijo que, aunque supone un ajuste importante, el Gobierno va a conseguir ese objetivo, e insistió en que "si hay desequilibrios, habrá que actuar".

Reducir el déficit es "necesario" para volver a la senda del crecimiento y a la creación de empleo, sin abandonar una política de cohesión social que, a juicio de Rubalcaba, ha servido para que España esté pasando "de una manera tan suave" un momento "muy difícil".

Reiteró que hay que trabajar por esa cohesión social, porque aseguró que el Gobierno no quiere que "tengan que sufrir más lo que menos tienen que ver con la crisis".

Rubalcaba repasó los "retos" que ha superado España en su historia, como la llegada del euro o la reconversión industrial de los años 80 y, ante ello, abogó por la colaboración "de todos" para trasmitir una imagen de confianza del país.

"Hemos salido de otras antes", añadió el vicepresidente primero y ministro del Interior, quien apostilló que el Gobierno "está en la senda correcta".

Empleo público. El nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Isak Andic, pidió por su lado al Gobierno que aplique a los nuevos funcionarios una retribución variable y una estabilidad en los empleos similar a la de la empresa privada.

Una propuesta que sólo sería para las nuevas incorporaciones ya que los que ahora son funcionarios tienen derechos adquiridos, explicó. Además, Andic, que es a su vez presidente de la empresa textil Mango, dijo que otros objetivos del IEF son pedir a la Administración Pública que invierta más en educación y formación para que los jóvenes estén al mismo nivel que los del Reino Unido, Francia o Alemania.

Gómez: «Reforma de negociación colectiva sí o sí»

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, recordó a sindicatos y empresarios que el Gobierno aprobará en marzo el proyecto de ley de reforma de la negociación colectiva, sea o no fruto del acuerdo entre los agentes sociales, tal como dispone la reforma laboral.

En declaraciones durante la toma de posesión de Beatriz Corredor como secretaria de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas, Gómez se unió así al vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien horas antes había instado a los agentes sociales a sentarse a negociar con un claro mensaje: "El Gobierno está mirando".

El titular de Trabajo indicó que "es muy importante que los interlocutores sociales tengan el pulso de la negociación" en este ámbito, puesto que se trata de "un asunto estrictamente vinculado al papel de los sindicatos y los empresarios".

Recordó que la reforma laboral establece un plazo de seis meses, hasta marzo de 2011, para la aprobación de la modificación de la estructura de la negociación colectiva, tras el cual, si los agentes sociales no han alcanzado un acuerdo, "el Gobierno está obligado" a legislar por su cuenta. "De ahí que en marzo habrá un proyecto de ley de reforma de la negociación colectiva", sentenció.

Por otro lado, Gómez aseguró que mantendrá los primeros contactos con las organizaciones sindicales y los empresarios a la vuelta de la fiesta de Todos los Santos. El encuentro se producirá la próxima semana debido a que Gómez está procediendo a la remodelación del Ministerio, después de que el pasado jueves sustituyese a Celestino Corbacho como titular de empleo.

En este sentido, dijo que el próximo viernes, en el Consejo de Ministros, se nombrará al Secretario de Estado de Empleo.

 

  • 1