domingo, 18 noviembre 2018
07:38
, última actualización
Deportes

Rubén Castro amplía su contrato con el Betis hasta 2015

el 30 may 2012 / 13:17 h.

El Betis colocó ayer la primera piedra de su proyecto a medio plazo. No es la renovación de Beñat, quizá el activo más vendible en un mercado que se mueve muy poco, por no decir nada. No es la confirmación de la continuidad de Pepe Mel, conocida desde el momento en que el equipo consiguió la permanencia en Primera. Tampoco es el fichaje de Paulao, que se hace esperar pese a la cercanía de posturas entre el club de Heliópolis y el Saint-Etienne. Y en general no es ningún refuerzo. Se trata de la mejora y ampliación del contrato del jugador más importante del Betis en los dos últimos años, y por tanto elemento clave para entender el ascenso a la máxima categoría y la posterior salvación. Es, cómo no, Rubén Castro. Y el Betis se ha asegurado su continuidad al servicio de las trece barras durante dos temporadas más, hasta junio de 2015, con la posibilidad de extender el vínculo un año más, hasta 2016.

El acuerdo fue rubricado a primera hora de la tarde de ayer en el estadio Benito Villamarín por el futbolista, asesorado por personal del grupo Bahía, y el presidente del Betis, Miguel Guillén. La satisfacción era evidente en ambos. En el jugador canario, porque la renovación le permite continuar en Heliópolis, el destino donde más a gusto se ha sentido y donde más tiempo habrá permanecido en toda su carrera profesional (junto con Las Palmas, obviamente). Y en caso del dirigente, porque el club se garantiza así la fidelidad del futbolista más determinante de estas dos últimas campañas, en las que ha conseguido la friolera de 43 goles ligueros, 27 en Segunda y 16 en Primera.

Para Rubén Castro también es una magnífica noticia la que se produjo ayer por otra razón. El próximo 27 de junio cumplirá 31 años y este contrato, de extenderse hasta el final, le asegura un hueco en la élite hasta que tenga 34, que no está nada mal. En principio ha firmado dos temporadas, pero si en la última, la 2014-15, participa en un mínimo de 25 encuentros, renovará automáticamente por un curso más, hasta junio de 2016. Su ampliación estaba cantada desde hace días y era lógica, ya que su contrato expiraba en 2013, por lo que a partir de enero del próximo año era libre de negociar con quien quisiera. En todo caso, el deseo del atacante siempre ha sido permanecer en Sevilla. Hasta ahora, su récord de continuidad, al margen de su estancia en la UD Las Palmas, era de un año como máximo en el mismo lugar (Albacete, La Coruña, Huesca y Vallecas).

Tras sellar el nuevo vínculo, Guillén era un hombre feliz. "Objetivo cumplido. Se ha firmado un contrato muy satisfactorio para ambas partes, cosa que le agradecemos al jugador, que siempre ha demostrado que quería continuar aquí. Rubén ha puesto todo lo que tenía que poner para que se haya efectuado la ampliación", reconoció. El futbolista dará una rueda de prensa en los próximos días.

  • 1