Deportes

Rubén Castro: "Aquí es donde mejor me he sentido y donde imagino que acabaré"

El delantero cree que "el momento para ir a la selección fue el verano pasado" y confiesa que Negredo le "encanta".

el 01 may 2013 / 22:28 h.

Rubén Castro posa tras el entreno de este miércoles / J.M. Espino (Atese) Rubén Castro posa tras el entreno de este miércoles / J.M. Espino (Atese) –Quedan cinco partidos para el final de la Liga. ¿Cómo llega el Betis a la fase decisiva? –Bien, ahora estamos en una zona tranquila, luchando por otra cosa que no es la permanencia, y nos hace mucha ilusión ir a Europa. –Da la impresión de que el equipo se ha atascado un poco desde que asumió que el objetivo era meterse en Europa... –Es difícil meterse ahí, todos los partidos son ya importantes para todos los equipos, pero nosotros nunca hemos bajado los brazos, siempre somos ambiciosos. –En vez de disfrutar, como dijo el míster, parece que están más nerviosos que cuando no estaban salvados. ¿Está de acuerdo? –Es verdad que logramos el objetivo antes de lo previsto y ahora deberíamos disfrutar y no tener presión, pero sabemos que es importante entrar en Europa. Y todos los equipos se juegan algo. –¿Teme que cunda la decepción si el Betis no llega a Europa? –No, la gente tiene que estar contenta con el equipo. Alcanzamos el objetivo antes de lo que pensábamos y en la Copa hicimos un buen papel. Europa tiene que ser un reto bonito para todos. –¿Usted ha jugado en Europa? –Sólo la Intertoto con el Dépor. Con los años que llevo... (ríe). Aver si puede ser el año que viene. –¿Sería una decepción personal acabar su carrera sin jugar en Europa, ganar un título y no ir a la selección? –No, ahora estoy disfrutando del fútbol, aquí me han dado la oportunidad de hacerlo. Me ha llegado tarde, pero estoy muy contento y no pasaría nada si no consiguiese nada de eso. –Ya que estamos con el asunto: si tuviese a Del Bosque delante, ¿qué le diría para convencerlo? –Hablando no se le convence, se le convence haciendo goles, pero sé que es complicado. En todo caso, sigo intentándolo. –Si no es este año, mala pinta... –Ya no hay pinta. El momento fue el año pasado en verano, había amistosos y yo venía de hacer unos cuantos goles en el final de la Liga y dos al Barcelona en la última jornada. Aquel era el momento para el premio. –Visto con perspectiva, ¿cree que fichar por el Dépor le costó ir a la selección? –No. Cuando firmé, fue con mucha ilusión. No hay que echar la culpa a que el contrato fuese largo. Además, quizá yo tampoco estuve bien en esos años. –Le queda también el trofeo Zarra. ¿Negredo es el favorito? –Más que yo, porque es el que lleva más goles, pero lo intentaré. Aquí se intenta todo, aunque luego no se consigue nada (ríe). –¿Quién tiene más peligro para la lucha por el Zarra, Negredo y compañía o Mel al ponerlo a usted en la banda? –Él sabe que ahí puedo hacerlo bien y no me lo tomo mal; cada vez me siento mejor. Yo juego donde sea. –¿También es Negredo el favorito para acudir a la selección? –Es un grandísimo delantero, muy completo, y tiene muchas papeletas. Yo lo llevaría, la verdad, me encanta como delantero. –Otro empeñado en hacerle sombra es Jorge Molina... –Ojalá siga haciendo goles y dando puntos. Está en un gran momento, pero estar a mi sombra no es la expresión. Muchas veces nos hemos disputado el puesto, y llevarse bien con otro compañero que juega en la misma posición es complicado, pero yo estoy muy a gusto con él, hasta somos compañeros de habitación. Mejor no nos podemos llevar, la verdad. –Llegaron juntos y eran los dos mejores delanteros de Segunda. ¿Nunca hubo lucha de egos? –Conectamos desde el primer momento, cada uno sabía lo que podía aportar al equipo y nunca hemos tenido ningún problema ni hemos discutido. –¿Quién lleva peor ser suplente? –Los casos son diferentes. Él juega aquí y yo en el Dépor no contaba nada. Sabía que si sobraba un jugador, siempre era yo. Estuve mucho tiempo sin jugar, sin vestirme, al margen del equipo. –¿Qué cualidad de Jorge Molina le gustaría tener? –El juego de espalda. Es igual que Negredo, los dos son muy grandes. –¿Y qué cualidad de Messi le gustaría tener? –El regate, la salida que le da al balón. Yo voy siempre a portería. –¿Rubén Castro tiene algo que le falte a Messi? –Nada. Él lo tiene todo. –Por cierto, ya se acabó aquello de la cresta para celebrar sus goles... –Sí, ya estaba muy visto y había que darle emoción, a ver qué sale. Lo que no sé es si está bien cambiar lo que funciona (ríe). –¿Cómo se gana al Barcelona? ¿Ahora es un buen momento para conseguirlo? –No hay buenos momentos para enfrentarse al Barça, aunque el año pasado lo hicimos bien contra ellos. No creo en el final de ciclo, durante cinco años han sido los mejores del mundo y sólo han perdido un partido contra un grandísimo equipo. Si llegan a ganar ayer, ¿el ciclo empieza otra vez? –Acabará contrato con 35 años. ¿Se va a retirar en el Betis? –Mientras el cuerpo aguante y me sienta bien... Aquí es donde mejor me he encontrado y donde imagino que acabaré. –¿No volverá a Las Palmas? –Uno siempre quiere retirarse en su casa, pero tampoco voy a ir a arrastrarme. Si no vuelvo jugando, volveré para animar, y espero que la gente no me pite. –¿Marcar 100 goles en el Betis puede ser un buen objetivo? –¿Cuántos goles llevo? ¿Más de 60? Ah, pues entonces igual sí. Lo único que quiero es jugar lo máximo posible y seguir superando mis marcas.

  • 1