martes, 11 diciembre 2018
08:42
, última actualización
Deportes

Rubén Castro: "El mejor del Betis hasta ahora está siendo Dani Ceballos"

LA ENTREVISTA. El mejor goleador de la historia del Betis reitera que quiere "saldar la deuda del descenso este año" y cree que "si tenía que venir alguien, quién mejor que Mel", aunque también elogia a Merino y Velázquez. (VÍDEO)

el 16 ene 2015 / 12:16 h.

Rubén Castro, el mejor goleador de la historia del Betis, será padre a finales de junio y espera celebrarlo con otro ascenso. “Me he quedado para saldar la deuda del descenso este año”, asegura el canario, que repasa una temporada extraña para el Betis y habla de nombres propios, desde Merino a Velázquez y desde Jorge Molina a Dani Ceballos —Seis jornadas sin perder y 16 de 18. ¿El Betis por fin ha cogido la senda correcta? —Ya sabemos lo que buscamos, es un mes y medio sin perder y ahora debemos ampliar la racha en Gijón y hacernos fuertes en casa. —¿Hasta qué punto fue importante el primer cambio de técnico? —No sé hasta qué punto, pero nos vino bien. Hay que darle las gracias a Merino, porque hizo un trabajo increíble. El ambiente era bueno, con él y Capi, y fue el punto en el que el equipo tiró para arriba. —Ya que fútbol hubo más bien poco, ¿diría que la gran diferencia fue el nivel de intensidad que impuso Merino? —Sí, el equipo le puso más intensidad y garra cuando vino él. También nos inculcó que teníamos que correr sí o sí para ganar partidos y el equipo se lo tomó muy en serio. A partir de ahí hemos estado mejor. A lo mejor no jugamos tan bien, pero sacábamos los partidos adelante. —Eso se mantiene con Mel. —Seguimos corriendo y luchando el balón como si fuese el último, pero a Pepe le gusta tener el balón, jugar al fútbol y llegar a la portería contraria. Eso me gusta. —¿Esta plantilla está capacitada para jugar como el Betis de la 2010-11? —Tenemos equipo para tener el balón y jugar al fútbol. Ya lo hemos demostrado en varios partidos. —¿Qué falló con Velázquez? —A veces lo pienso, pero no lo sé. Trabajó mucho para que el equipo jugase bien, para que corriera, y no lo conseguimos. Quizá el problema es que no logramos dos o tres victorias seguidas. —¿Un futbolista siente cargo de conciencia cuando echan a un entrenador? —Todos tenemos que asumir nuestra parte de culpa. También él la tiene, pero los que jugamos los domingos somos nosotros. No lo hicimos, ninguno, como esperaba la gente y al final el primero al que echan es el míster. —Desde fuera también se le achacaba demasiada frialdad y falta de empatía con el exterior. ¿Ycon ustedes? —Se portó bastante bien. Cada vez que yo quería hablar o tenía algún problema, siempre podía contar con él. No me puedo quejar. —De hecho, fue clave en su continuidad, ¿verdad? —Me ayudó muchísimo para seguir aquí. Él me quería y yo quería quedarme, pero no conseguía firmar el contrato. Sólo tengo palabras de agradecimiento para él. —¿En algún momento pensó que no jugaría esta temporada en el Betis? —No. Desde el primer día quería seguir aquí. Había que mirar el contrato porque habíamos bajado, pero en todo momento el club y yo tuvimos el mismo pensamiento. —¿Lo que está haciendo Las Palmas es lo que debería estar haciendo el Betis? —Es un gran equipo y juega muy bien, pero nosotros también hemos mejorado en estos dos meses y seguro que vamos a estar arriba. Por presupuesto y afición. En Segunda no hay otro campo que llegue a los 30.000. —La falta de autoridad del Betis en muchos partidos ha sido flagrante... —Eso se dice, pero lo que importa son los resultados. Ahora ganamos y jugamos mejor que los rivales. Todo eso lleva un tiempo. Lo hemos logrado a mitad de temporada, pero nunca es tarde. —Además de Portillo, ¿el Betis necesita defensas? —Creo que estamos bien y podemos sacar esto adelante, aunque parece que el míster quiere a varios jugadores. Pero estoy contento con los que estamos. —¿El mejor fichaje de la campaña es Dani Ceballos? —Sí, es la revelación. Y para mí es el mejor del equipo hasta ahora, en ataque y en defensa. Lo cubre todo: llega arriba, corta balones, tiene muy buena visión de juego… Es un grandísimo futbolista. —¿Mejor incluso que usted? Que lleva 15 goles... —Es lo mío. Él está empezando y nadie esperaba que fuese a dar ese nivel. Hay que reconocerlo. Nos entendemos muy bien y hay que aprovechar su momento. —¿Es jugador de equipo grande en el futuro? —Hay que darle tiempo, pero lo está haciendo bastante bien. Y ya está en un grande. —¿Le pesa aún esa deuda moral por descender? —Desde el principio. Yo por lo menos me siento culpable de ese descenso y por eso me he quedado aquí, para saldar esa deuda este año. —¿Han notado cierta estabilidad con los últimos cambios en el consejo? —Estamos al margen, pero es verdad que se oyen menos problemas y eso viene muy bien al equipo. —30 goles, ascenso y paternidad. ¿Lo firma? —Ojalá. ¿Dónde hay que firmar? (ríe) Y sobre todo que el equipo consiga el ascenso. —¿Es el mejor momento de su carrera, a los...? —...33 años ya (sonríe). Estoy bien, la verdad, físicamente no he tenido problemas este año y estoy haciendo goles. —Ya dijo que no tendría tan mala vida si con esta edad seguía marcando goles... —Siempre se ha dicho eso de mi vida privada: tanto salir, tanto beber, tanta fiesta… Pero siempre he respondido y siempre he dado la cara en todos los partidos. Ysoy el máximo goleador de este club que es tan grande. No sé qué decir. —Da la sensación de que sus problemas extradeportivos, como el de la denuncia por maltrato, no le afectan. —Para nada. Sé la verdad, sé lo que pasó y no le doy más vueltas. No estoy nada preocupado. —¿Vale para usted aquello de que ni siente ni padece? —Si tengo algún problema, me lo guardo para mí. Es verdad que soy demasiado tranquilo de cara a la gente. —Sin embargo, se alegraría tras batir el famoso sécord de Domínguez, ¿no? —Fue un mal día para el récord, por la derrota en la Copa y porque no fue tan bonito, pero estoy contentísimo por conseguir ese récord en un club como el Betis. No me esperaba hacer tantos goles cuando vine. —Y ahora le sale Paquirri... —Siempre sale algo nuevo, pero yo voy a lo mío. Tampoco estoy todo el día mirando los récords. Ya he superado el de Domínguez, pero no sé si al final vale o no. —¿El gol más bonito, el más importante y el más feo? —Uno bonito, el del Zaragoza o el Levante, el primero a los 10-20 segundos hace dos años y el otro aquí en casa. El más feo... alguno de rebote.Y el más importante... vamos a decir el segundo de la remontada contra el Valencia tras diez jornadas sin ganar. —¿Qué sería de Rubén Castro sin Jorge Molina? —No sé. Me ha ayudado a hacer muchos de estos goles, nos hemos ayudado el uno al otro muchas veces y estoy encantadísimo con él. No es un compañero, es un amigo y le estoy muy agradecido por ayudarme en los momentos malos que también he pasado. Desde el primer día todo fue bastante bien y nos ayudamos el uno al otro. Eso es complicado en dos jugadores que actúan en la misma posición. —¿Le diría al club que Molina es imprescindible? —Digo que sí, que le firmen diez años más. Aporta muchísimo al equipo. Incluso cuando no jugaba, aunque no lo parezca, ayudaba a los compañeros. Para mí es muy importante en el equipo. —¿Y qué sería de Rubén Castro sin Pepe Mel? —Para mí, si tenía que venir alguien, quién mejor que Pepe. Sabe llevarme, conoce mi carácter, fue quien sacó todo de mí y me trajo al Betis. Estoy contentísimo de que haya vuelto.

  • 1