domingo, 18 noviembre 2018
05:10
, última actualización
Deportes

Rubén Castro, tú sí que vales

El canario anota el gol de la salvación y entra en el selecto club de los mejores goleadores de la historia del Betis.

el 15 abr 2012 / 16:12 h.

Castaño, Luis Aragonés, Ansola, Morán, Rincón, Cuéllar y Alfonso. Ésta era la relación completa de jugadores nacionales que, a lo largo de la historia, han sido capaces de marcar 14 o más goles en menos de 34 partidos con el Betis en Primera división. El canario Rubén Castro entró ayer a formar parte del selecto grupo, al que se podría añadir Unamuno (13 goles en 22 partidos cuando el Betis ganó la Liga en 1935) o el propio Pepe Mel, que llegó a los 14 en la temporada 1990/91 (lo hizo en la jornada 36), en la que el Betis descendió como colista.

Esta vez no será así, pues el golazo de Rubén Castro sirve a los verdiblancos para sellar de manera casi definitiva la permanencia (son ya 42 puntos) al tiempo que les abre de par en par la posibilidad de pelear por una plaza europea en las cinco jornadas que restan. Con el descenso a 11 puntos (más el average) y la sexta plaza, a la espera de lo que haga hoy el Sevilla, sólo a 4 (y el average general también ganado a los navarros por doce de diferencia) sería absurdo no plantearse nuevos retos, sobre todo ahora que el equipo parece haber aprendido de una vez a competir y sus rivales las pasan realmente canutas para poner en apuros el portal de Fabricio.

No es que el juego del Betis sea para tirar cohetes –no lo fue tampoco en Málaga, en la primera media hora ante el Villarreal o la primera parte de Anoeta–, pero el equipo se planta ahora más atrás, tiene los conceptos defensivos mejor asimilados (las líneas más juntas, con gran labor ahí de Santa Cruz cuando retrasa su posición) y el trabajo colectivo de todo el bloque está empezando a dar frutos después de una azarosa temporada en la que sobrevivió a muchos intercambios de golpes gracias a la pegada de sus delanteros (26 goles suman entre Rubén, Roque y Molina, más de la mitad el canario) y la aportación puntual de gente como Beñat, Salva, Pereira, Jeff, Pozuelo o los defensas Nelson, Dorado y Nacho, que en su momento se estrenaron como goleadores.

También ha ayudado a esa mayor solvencia defensiva la presencia de Fabricio y sus 184 centímetros bajo los palos, pues aunque al canario debe ser más sobrio a la hora de atrapar los balones, su envergadura y decisión en el juego aéreo han permitido que los rivales, como ayer Osasuna, se aburran de colgarlos al área sin provecho alguno, pues de los 27 que  mandaron los rojillos, apenas uno –en el que se estorbaron Ibrahima y Lekic– pudo ser rematado con cierto peligro.

Rubén, en racha. Claro que esa mejoría defensiva serviría de bien poco si arriba no contara el Betis con un delantero como Rubén Castro, al que muchos auguraban serias dificultades para romper en goleador en la máximo categoría, próximo a cumplir ya la treintena.

El canario, sin embargo, está firmando una temporada excepcional y compite codo a codo con Fernando Llorente, Michu y Soldado por proclamarse máximo goleador nacional, toda vez que el pichichi está totalmente inalcanzable con esas malas bestias que son Messi y Cristiano Ronaldo. 

Ayer al Betis le bastó esperar con orden que Rubén gozara de su oportunidad y la clavara, como hizo tantas y tantas tardes a lo largo de la temporada, pues suyos fueron los solitarios tantos de la victoria también ante Granada y Mallorca al inicio de Liga, o los que marcó a pares para derrotar a Zaragoza y Valencia, o el encargado de abrir la lata más recientemente ante Real Sociedad, Málaga, Espanyol y Athletic, de ahí que a nadie pueda extrañar que en el Villamarín cantara ayer a coro ¡Castro selección! cuando el canario anotó el 1-0 –tú si que vales, Rubén– y celebró con su famosa cresta el gol de la victoria y la salvación para un Betis que ahora tiene licencia para soñar con metas mayores.

Cierto que luego tocó sufrir en los minutos finales porque Molina (81’) falló una ocasión clamorosa para el 2-0 cuando Juanma ya se había lesionado y quedó compensada la expulsion de Raúl García (62’). Faltó frescura para matar el partido, pero hubo oficio para manejarlo y el apoyo fiel de una grada que ni soñar podía hace veinte días que su equipo iba a estar hoy virtualmente salvado y oteando nuevos horizontes.  

Ficha técnica:

1 - Real Betis: Fabricio; Nelson, Paulao, Dorado, Nacho; Iriney, Beñat; Jefferson Montero (Matilla, m.79), Rubén Castro, Jonathan Pereira (Juanma, m,64); y Santa Cruz (Jorge Molina, m.76).

0 - Osasuna: Andrés Fernández; Echaide (Leka, m .82), Flaño, Lolo, Damiá; Puñal, Raoul Loé; Cejudo (Timor, m.69), Raúl García, Lamah (Ibrahima, m.64); y Nino.

Gol: 1-0, m.33: Rubén Castro.

Arbitro: Miguel A. Ayza Gámez (c.valenciano). Expulsó a Raúl García (m.62), por entrada por detrás Jefferson Montero, Mostró tarjeta amarilla a Paulao (m.56), Lamah (m.49.), Lolo (m.82)

Incidencias: Partido disputado en el estadio Benito Villamarin ante 35.652 espectadores. Terreno en buenas condiciones. Antes del partido se guardo un minuto de silencio por el fallecimiento del jugador italiano Pier Mario Morosini. A los 80 minutos se retiró lesionado Juanma y el Betis también se quedó con diez jugadores.

  • 1