domingo, 16 diciembre 2018
01:19
, última actualización
Deportes

Rubén Castro y Rennella le dan vida a Julio Velázquez

El equipo verdiblanco superó al Barcelona B en un partido que dominaron en ocasiones de principio a fin (1-0) (FOTOGALERÍA) (VÍDEO)

el 08 nov 2014 / 20:18 h.

FOTOGALERÍA El Betis ha conseguido sacar adelante una nueva 'final', esta vez ante el filial del Barcelona, al que ha superado con cierta dificultad y gracias a un tanto del de siempre, Rubén Castro, que ya acumula diez dianas en lo que va de campeonato. El conjunto de Julio Velázquez jugó con bastante presión ambiental, la cual llegó de parte de los aficionados, que mostraron su malestar con el equipo nada más saltar éste al terreno de juego para calentar. El Betis tenía que cambiar el rumbo de su juego y convencer a sus seguidores sí o sí. Finalmente fue a medias, aunque lo más importante, los tres puntos, se quedaron en el Villamarín. La primera oportunidad llegó por obra y gracia de Kadir, que recuperó un balón y puso un buen pase que Rennella mandó al palo en el minuto 2. No fue la única ocasión de la que gozó el equipo verdiblanco en el primer tramo del choque, ya que Rubén Castro, pocos minutos después, también la tuvo para adelantar a su equipo, pero no llegó a un pase de Kadir, quien tenía todo a favor para darlo bien. El Barcelona B dominaba en posesión, pero no en ocasiones, aunque también tuvo las suyas, la más clara una de Sandro. Sin embargo el Betis tenía más armas, y lo demostró en una clarísima ocasión de Rennella que se llegó a cantar como gol, aunque finalmente lo evitó un paradón con el pie de Ortolá. Una de las paradas de la jornada, sin duda. La nota curiosa la protagonizó Velázquez, que fue expulsado antes del descanso tras encararse con el segundo técnico del filial azulgrana. En ese momento el público rescató el ya clásico "Velázquez vete ya". Con el balón otra vez en juego, el Betis salió a por todas y arrinconó al Barça B hasta que llegó el 1-0. Tras una buena recuperación de Kadir sobre la línea de fondo, Rennella la cruza en el área chica y en el segundo palo Rubén fusiló a Ortolá. Con el gol, el Betis dio un paso atrás y los pupilos de Eusebio intentaron anotar el gol del empate, aunque sin fortuna. Sandro lo intentó en una escapada por la banda que casi acaba en penalti. Lo vio bien el colegiado, que castigó su 'piscinazo' con amarilla. La grada respiró y se relajó definitivamente cuando llegó el final. Tres puntos más y nueva 'vida' para Velázquez.

  • 1