Deportes

Rubén Castro ya es uno más de la plantilla

El canario vuelve a entrenarse con el grupo tras superar su lesión de tobillo.

el 04 oct 2011 / 21:11 h.

Rubén Castro, en un partido de la pasada temporada.
Los béticos esperan a Rubén Castro con los brazos abiertos, porque es lo menos que se merece el hombre que más goles marcó la pasada temporada, y parece que el canario se sumergirá pronto en ellos. Estaba el atacante de baja desde hace casi un mes por culpa de la lesión de tobillo que se produjo en el segundo partido de Liga, frente al Mallorca, pero ayer se unió de nuevo al entrenamiento del resto de la plantilla con aparente normalidad, así que salvo contratiempo estará a la entera disposición de Pepe Mel para el siguiente compromiso, ni más ni menos que contra el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

Lo único que le queda ahora a Rubén Castro es ponerse en la mejor forma posible, un reto con cierto grado de dificultad debido a la altura de temporada en que se lesionó: justo al principio, cuando las piernas de los futbolistas comienzan a habituarse al ritmo de la competición. Pero el jugador de Las Palmas es un hombre acostumbrado a jugar (no se perdía un partido desde hacía casi tres años) y su caso, según recuerda su propio técnico, no será igual que el de Jorge Molina, que la pasada campaña estuvo también un mes de baja tras lesionarse en el partido de Copa contra el Salamanca. "Lo que tiene ahora es un parón, que a estas alturas es brutal, pero por ejemplo no es como Jorge Molina, al que le pasó lo mismo el año pasado. Rubén es de otra constitución y llegará antes", dice Mel.

FABRICIO SUPERA LA PRUEBA. La presencia de Rubén Castro en el entreno no fue la única buena noticia proveniente de la enfermería. Fabricio, que se lesionó nada más comenzar la concentración en Fuenterrabía, se sometió ayer a un test isocinético y su hombro derecho no protestó, así que hoy también se le espera en el trabajo colectivo. De esta manera, Mel dispondrá pronto de tres guardametas aptos para jugar.

En cuanto a las ausencias, que las hubo, ninguna es preocupante. Iriney no apareció en el césped porque sufría una sobrecarga en el tobillo y se quedó en el gimnasio. Tampoco se vio a Dorado, pero en su caso por una feliz nueva: acaba de ser padre y se pasó la mañana acompañando a su pareja y su bebé.

  • 1