martes, 21 mayo 2019
09:35
, última actualización
Deportes

Rubén Pérez ya comió con Mel y Stosic

La cesión del centrocampista del Atlético puede precipitarse porque Diamé, ahora sí, está muy cerca del Liverpool.

el 07 jun 2012 / 20:07 h.

Rubén Pérez presiona a Jefferson Montero en un Getafe-Betis.
El Betis quiere reforzar su centro del campo, entre otras razones porque da por hecho que Iriney no va a renovar su contrato, y se ha fijado, como hace un año, en Rubén Pérez, un astigitano de 23 años que muy joven, a los 15, emigró a las categorías inferiores del Atlético de Madrid pero que lleva un par de años deambulando de cesión en cesión, primero en el Deportivo de La Coruña y después en el Getafe. Ya está curtido en Primera División, con casi 50 partidos, y el club que posee sus derechos hasta 2016 no cuenta con él, así que la verdiblanca es la opción que más le apetece . Ya lo reconoció el miércoles en su localidad natal y ayer trascendió otro dato igual de revelador: Pepe Mel y Vlada Stosic almorzaron con él en Écija hace un par de semanas, según adelantó Punto Radio.

Como ya hicieron en su día con el objetivo número uno, el senegalés Mohamed Diamé (Wigan), el entrenador y el director deportivo informaron al futbolista sevillano de su interés por contar con sus servicios para la próxima temporada. No es muy habitual que los principales responsables deportivos de un club de Primera se vean cara a cara con un jugador que es objetivo en el mercado, pero en esta estrategia de contacto personal radica una de las armas verdiblancas, habida cuenta de que el potencial económico es un problema más que un instrumento.

El caso es que Rubén Pérez está bastante convencido de que su futuro inmediato pasa por Heliópolis si el Atlético, por tercer año consecutivo, no se decide a repescarlo. Ahora bien, el centrocampista ecijano tiene cuatro años más de contrato con la entidad colchonera y el Betis difícilmente está para desembolsar un traspaso, así que la opción más factible parece ser la de una cesión.

EL CORAZÓN DE DIAMÉ. La llegada de Rubén Pérez al Betis puede precipitarse antes de tiempo, aunque Stosic aseguró anteayer que no habría novedades antes de "diez o quince días", porque la opción prioritaria del club verdiblanco para la medular, Diamé, se encuentra ahora muy cerca de firmar por el Liverpool. Daba la impresión de que el club de Anfield se había retirado de la puja por el jugador hasta ahora del Wigan Athletic tras elegir a otro entrenador que no era Roberto Martínez, preparador del africano en el modesto conjunto inglés, pero por lo visto no es así. Según informaban ayer varios medios británicos, el Liverpool contratará a Diamé el 1 de julio, un día después de que finalice su relación laboral con el Wigan.

El fichaje del mediocampista africano, por cierto, comporta unos riesgos que ayer recordaba el presidente del Wigan, bastante dolido por la marcha del jugador, que achacaba a una simple cuestión de "money". Es decir, dinero. Resulta que el equipo del condado de Manchester le hizo un contrato a Diamé a pesar de sufrir un problema bastante importante de corazón. No se trata de una molestia leve y de hecho los latics tenían siempre un desfibrilador en la banda cada vez que jugaba Diamé para prevenir posibles infartos. El Liverpool y el Betis, obviamente, lo sabían. Es más, el Manchester United renunció hace un mes a su fichaje para no correr ningún riesgo.

  • 1