Economía

Ruiz-Mateos: "Lo volvería a hacer"

El empresario se atribuye toda la responsabilidad de la gestión de Nueva Rumasa ante el juez y exculpa así a sus hijos.

el 18 oct 2011 / 09:59 h.

El arrepentimiento no entra en los planes de José María Ruiz-Mateos tras el hundimiento de Nueva Rumasa. El empresario afirmó ayer que "volvería" a crear un entramado empresarial igual tras declarar durante cerca de 15 minutos ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz por presuntos delitos de estafa e insolvencia punible por su gestión de la compañía. Además, se atribuyó toda la responsabilidad en la gestión de la compañía, cuestión confirmada después por sus hijos Zoilo y Álvaro Ruiz-Mateos, quienes declararon que todas las decisiones las tomaba su padre, según fuentes jurídicas.

"Me siento feliz, orgulloso y satisfecho de la obra que he hecho y volvería a hacerlo", declaró Ruiz-Mateos tras su comparecencia judicial, en la que leyó un escrito preparado por su abogado y no contestó a las preguntas formuladas por el fiscal, las acusaciones particulares ni su defensa.

El octogenario empresario añadió a la prensa que comenzó su empresa "con siete obreros y consiguió emplear a 100.000 trabajadores". Al ser preguntado por los empleados que le increparon a las puertas de la sede judicial, afirmó que "son gente necesitada" y la consecuencia de todo "está ahí fuera".

Ruiz-Mateos justificó que "se ha dedicado toda la vida al empleo" y que lo que más le "duele" es la situación en la que se encuentran los trabajadores. El empresario calificó su declaración ante el juez de "estricta, rigurosa y severa", sin querer entrar en detalles sobre su contenido y excusándose por la "falta de permiso" de sus abogados. "No es porque no quiera, es porque no me dejan", insistió el empresario.

A las puertas de la sede judicial, le esperaba un grupo de empleados de Clesa y Royne con una pancarta en la que se leía Los trabajadores de Clesa y Royne no olvidan, gritando consignas como Los hijos a la cárcel y tú a confesarte o Así me veo por culpa de Mateos. El empresario abandonó la Audiencia Nacional junto con su mujer y escoltado por la Policía Nacional. Antes de subir al coche, dedicó a los trabajadores un saludo militar.

Único culpable. Durante su declaración leída, el patriarca de la familia volvió a atribuir a la crisis económica la quiebra de las empresas del grupo Nueva Rumasa y afirmó que él tomó todas las decisiones en la compañía. El juez rechazó la petición de ingreso en prisión formulada por las acusaciones particulares. Ruiz-Mateos explicó que un banco "importante" le cortó la financiación de forma "injustificada" y que, por ello, decidió emitir los pagarés para conseguir financiación externa. "Él respondía de todo, él lo decidía todo y responderá de todo", así resumieron su declaración fuentes jurídicas.

Por su parte, sus hijos Zoilo y Álvaro Ruiz-Mateos, que declararon cerca de hora y media cada uno, insistieron en responder que desconocían la operativa de Nueva Rumasa y que todas las decisiones las tomó su padre. De esta forma, los hijos atribuyen toda la responsabilidad al patriarca, ya que su avanzada edad le impedirá entrar en prisión.

Por primera vez desde que el grupo se declaró en quiebra el pasado mes de febrero, Zoilo reconoció ante el juez que existen cerca de 2.500 inversores que depositaron unos 200 millones de euros.

El fundador de Nueva Rumasa, su mujer, Teresa Rivero, y sus seis hijos varones tienen diez días para entregar la cantidad que se les reclama en concepto de fianza, 30 millones de euros. Si no la depositan, podrían enfrentarse a prisión provisional.

Por otra parte, el Juzgado de lo Mercantil de Granada que tramita el concurso de acreedores de Dhul ha embargado los derechos de cobro de los Ruiz-Mateos ante una eventual resolución a su favor en los litigios abiertos con el Estado por la expropiación de la antigua Rumasa.

  • 1