Rumbo a Santiago en el 25 aniversario del campamento de la Vera Cruz de Alcalá del Río

Las etapas del camino por la Vía de la Plata se realizan los fines de semana. Arrancó el 15 de febrero para conmemorar el 25 cumpleaños del campamento.

el 19 mar 2014 / 23:18 h.

En algunas de las seis primeras etapas del Camino de Santiago por la Vía de la Plata se dieron cita más de 170 peregrinos. En algunas de las seis primeras etapas del Camino de Santiago por la Vía de la Plata se dieron cita más de 170 peregrinos.

La primera experiencia del Campamento Vera Cruz veía la luz en 1990: un grupo de jóvenes sacaba adelante una iniciativa en el seno de la Hermandad de la Vera Cruz de Alcalá del Río con la que pretendían estrechar lazos y abrir un espacio de formación, de encuentro y de convivencia en el que se aglutinase a los hermanos de todas las edades. El santuario de San Benito Abad, en las primeras estribaciones de la Sierra Morena, en Castilblanco de los Arroyos, acogía la semilla de un proyecto que desde entonces ha marcado la vida de muchos vecinos. En su 25 edición, el Campamento Vera Cruz lanzó un desafío colectivo que ha logrado movilizar, una vez más, en masa a los alcalareños.

«Se han expedido más de 200 credenciales de peregrinos para hacer el Camino de Santiago por la Vía de la Plata desde nuestro pueblo hasta la Catedral de Compostela», explica Francisco José Tirado, coordinador de la peregrinación, sin ocultar su satisfacción al ver la acogida que ha tenido entre los hermanos de esta cofradía alcalareña una iniciativa que surgía a principios de año con un planteamiento que, por la complejidad para llevarlo a cabo, no esperaban que pudiese llegar a movilizar y a activar la colaboración desinteresada de tantas personas para organizarlo.

«En el grupo de monitores del Campamento Vera Cruz había varias personas que tenían experiencias muy positivas después de haber hecho el Camino de Santiago, y pensamos que el hecho de que el campamento llegase a su 25 edición merecía que se hiciese una programación especial, entonces hicimos un grupo donde intercambiamos y valoramos ideas, y de ahí surgió esta propuesta de llegar en peregrinación hasta el sepulcro del apóstol Santiago», cita el coordinador, recordando que en la concepción de la idea se fijaron como requisito que participasen un mínimo de tres personas.

Con el objetivo de facilitar la participación en esta actividad, decidieron distribuir las cuarenta etapas que separan Alcalá del Río de Santiago a lo largo del calendario, fijándolas los fines de semana, dado que hacer el camino de seguido no estaba al alcance de todos. Así arrancaba el pasado 15 de febrero una caminata con más de setenta personas, la primera, que se nutría de muchos de los hijos y hasta de los nietos de los que en 1990 tomaron la bandera de la Hermandad de la Vera Cruz y la clavaron en la tierra donde celebraban su primer campamento joven. Cuando se corrió la voz, otros peregrinos se echaron a los caminos, y así hasta congregar a casi doscientas personas en este peregrinar que el pasado 16 de marzo llegaba hasta Zafra.

Atrás quedaban 133 kilómetros de encuentro entre los caminantes que van desde los más pequeños, portados algunos por sus mamás, hasta la peregrina más longeva, la vecina Ana Velázquez González, que supera los 70 años y saca fuerzas de cada gota de su sudor para seguir adelante junto al resto de compañeros. En cada etapa se nombra a un abanderado que sigue los pasos del último caminante, y se ocupa de escribir una bitácora de la jornada con sus percepciones que después ofrece en una página de Facebook, 25CVC Camino de Santiago, desde donde coordinan las etapas. En este espacio se intercambian consejos y se recogen un sinfín de anécdotas, de dificultades superadas, de juegos, de canciones y de muestras de apoyo y de furor cuando van superando las etapas.

El paso de la peregrinación por los pueblos y ciudades lleva consigo el encuentro con los lugareños y con las corporaciones de la Confraternidad de Hermandades de la Vera Cruz, que facilitan y ayudan a solventar en algunos casos junto a las autoridades de la zona las situaciones imprevistas que puedan surgir. «Hay pueblos en la Vía de la Plata donde llegamos más peregrinos que habitantes tienen, por eso nos ponemos en contacto con las autoridades y avisamos para contar con las infraestructuras», explica el coordinador.

El tiempo de Cuaresma y la celebración de los cultos de la hermandad ha llevado las próximas etapas al primer fin de semana de abril. Por delante se vislumbra aún un horizonte de 847 kilómetros que son, según Francisco José Tirado, una fuente de ilusión y una buena manera de «hacer hermandad».

  • 1