Local

Rus revela el "descontento empresarial" con Zoido "por todo"

El presidente de la patronal CES, además, acusa a la Junta de Andalucía de beneficiar a Granada y Málaga en detrimento de Sevilla en el Metro y denuncia una confrontación política creciente que paraliza los proyectos para la ciudad

el 26 sep 2012 / 10:28 h.

TAGS:

A Juan Ignacio Zoido se le cae uno de sus pilares electorales más significativos: el de la Confederación de Empresarios de Sevilla, esa que en su día cargara tintas contra el bipartito municipal de PSOE e IU y acogiera con júbilo el triunfo del PP. Las palabras del presidente de la CES, Miguel Rus, revelando "el descontento" de los patronos con el alcalde y su equipo dejaron ayer con la boca abierta al primer edil, quien ordenó reconducir las relaciones habida cuenta de que las críticas empresariales estaban orientadas hasta ahora hacia la Junta de Andalucía, y no hacia el Ayuntamiento. No se quedó corto Rus. Repartió leña a diestro y siniestro dado que, denunció, las administraciones "no deben estar para crear problemas a las empresas".

¿Por qué el descontento? Aunque el líder patronal comenzó hablando de la falta de interlocución y de colaboración que existe en el Consistorio, ninguneando a la propia CES y al conjunto de los agentes sociales en la adopción de iniciativas que afectan a la actividad económica, al final admitió que es "por todo". Lamentó no sólo la ausencia de diálogo con la patronal, sino también que se atiendan intereses "particulares" frente al interés "general empresarial" que representa la CES.

"No sé qué ocurre con el equipo de Zoido, que no respeta la interlocución de la CES mientras sí atiende peticiones particulares". No funcionan, dijo, los canales en las áreas de tráfico, movilidad o urbanismo, y se adoptan decisiones "sin consensuar, y esto no es bueno para la ciudad", y ahí queda el reciente borrador de tasas municipales que, sostuvo, penalizaba en exceso la actividad económica. "Se dan soluciones a la parada de un autobús y no a la línea entera", ironizó Miguel Rus sobre tal facilidad en la atención particular. Es más, habló de esos "iluminados" que, vía tablas de Excel, "que manejan estupendamente", tratan de cuadrar las cuentas del Consistorio con aumentos impositivos. Y lo único que se salva en la gestión es la "colaboración" en materia turística.

Cara de póquer se le quedó al patrón sevillano cuando se le preguntó por su grado de satisfacción con el Gobierno de Juan Ignacio Zoido -se traslucía un a ver cómo salgo de ésta-. Pero respondió tajante: el grado es muy bajo y, además, preocupante. Palabras duras para quien, además de alcalde, es presidente del Partido Popular de Andalucía.

Mas Miguel Rus realizó ayer un ejercicio de independencia cuando, a partes iguales entre Junta y Ayuntamiento, distribuyó las culpas de la paralización que sufre la capital, si bien enfatizó el castigo que actualmente dispensa la Administración regional.

En efecto, Rus se quejó de una confrontación política creciente que posee en la ciudad de Sevilla a su principal damnificada, al paralizarse los proyectos. Así vemos, argumentó, cómo las líneas de los metros de Málaga y Granada "nos pasan por delante", mientras que aquí ni se acometerán más, ni se culminará la ramificación de la 1 para que ésta sea realmente rentable -sin sus conexiones, aseguró, habría que cerrarla, puesto que se pone en duda su viabilidad-. Y no sólo el metro, también el parón en la Ciudad de la Justicia, en el Equipo Quirúrgico. Ahí está la iniciativa privada, que se cuente con ella para afrontar los proyectos y que "no se ahuyente" a los inversores.

De esa confrontación sale, por ejemplo, una posible huida de Decathlon de los aledaños del Estadio Olímpico, situación que tildó de "increíble". "El destrozo del tejido empresarial es trascendental y tardaremos décadas en recuperarlo", señaló el patrón de los patronos sevillanos. Eso sí, dejó claro que "no queremos un urbanismo a la carta", pero sí que, respetando la legalidad vigente, se busquen soluciones puesto que "no son momentos para que Sevilla pierda inversiones", sentenció.

Capitalidad

Rus sí echó un cable a Zoido en la reclamación del estatuto de capitalidad para la ciudad de Sevilla, reconocimiento al que, aseveró, "tiene derecho y se lo merece" para garantizar el esfuerzo inversor público. A su juicio, Sevilla ciudad y su provincia están "perdiendo competitividad" respecto al resto de las andaluzas. Denunció que, cuando aquí se presenta un proyecto, "se mira tres veces, mientra que el resto nos adelantan". Y habló no sólo de la confrontación entre Junta de Andalucía y el Ayuntamiento hispalense, sino también entre ésta y el Gobierno central, "confrontación que bloquea sistemáticamente los proyectos". Miguel Rus, asimismo, acusó a la Junta de tratar de salvaguardar el empleo público a toda costa, incluso a costa del privado.

Dragado

Durante un desayuno en el Club Antares, el presidente de la CES advirtió de que grandes compañías asentadas en Sevilla se irán si no obtienen ya garantías de que se acometerá el dragado del Guadalquivir, uno de los grandes proyectos enquistados. Se refirió a la paralización del Caixafórum -¿"alguien duda de que para Sevilla es como si le hubiera tocado el Euromillón"?- y se dirigió a los funcionarios de las administraciones para que agilicen los proyectos y no los bloqueen o eternicen sus trámites tras recordarles que fuera, en la calle, "hace mucho frío". Por último, confianza en Caixabank, que ha absorbido Cajasol, y denuncia del "pánico" que siente el empresario ante esta aguda crisis. "Hay quien me viene a decir: no querría volver a ser empresario".

  • 1