Local

Rusia acepta el plan de paz de la UE para un alto el fuego en Georgia

La mediación europea en el conflicto del Cáucaso ha dado sus frutos: el presidente de Rusia, Dmitri Medvédez, anunció ayer el fin de las operaciones militares rusas en Georgia y acordó con su homólogo francés y presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, el retorno de las tropas a sus posiciones anteriores.

el 15 sep 2009 / 09:49 h.

TAGS:

La mediación europea en el conflicto del Cáucaso ha dado sus frutos: el presidente de Rusia, Dmitri Medvédez, anunció ayer el fin de las operaciones militares rusas en Georgia y acordó con su homólogo francés y presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, el retorno de las tropas a sus posiciones de antes de la guerra.

El pacto incluye seis puntos de riguroso cumplimiento y que también implican al Gobierno de Georgia: la renuncia al uso de la fuerza, el cese definitivo de todas las acciones militares,; el libre acceso a la ayuda humanitaria, y el regreso de las Fuerzas Armadas de Georgia a su lugar de emplazamiento habitual.

"El objetivo de la operación para imponer la paz se ha cumplido. La seguridad de las tropas de paz y de los ciudadanos rusos está garantizada", dijo Medvédev sobre los habitantes de la separatista región georgiana de Osetia del Sur. Al mismo tiempo, el líder ruso ordenó al Ministerio de Defensa "aplastar, en caso de que surjan, cualquier foco de resistencia o de agresión" en la zona de conflicto. Sarkozy, por su parte, indicó a la prensa que "la declaración del cese de las hostilidades por parte de Rusia es una buena noticia".

Tras una reunión de cuatro horas, a la que se sumó el primer ministro ruso, Vladímir Putin, los presidentes anunciaron el plan de seis puntos para solucionar el conflicto en Osetia del Sur, adonde Rusia envió tropas el pasado viernes, tras estallar los combates entre las fuerzas separatistas surosetas y el Ejército georgiano. Tras este acuerdo, las tropas rusas serán retiradas a la línea que existía antes del estallido del conflicto, aunque podrán tomar medidas de seguridad adicionales hasta la creación de los correspondientes mecanismos internacionales.

Asimismo, se abrirá un debate internacional para decidir el futuro estatus de las separatistas Osetia del Sur y Abjasia y determinar la vía que garantice su seguridad. "Son buenos principios que permiten salir de la situación actual y que valen tanto para Georgia como para Osetia", dijo el jefe del Kremlin.

Durante la rueda de prensa, Sarkozy expresó la preocupación que ha suscitado en la UE el conflicto georgiano y señaló que el líder ruso le ha asegurado que su país "no tiene el propósito" de permanecer en territorio de Georgia. "Hemos acordado respetar la soberanía de Georgia. Es un país independiente", declaró el líder galo.

El jefe del Kremlin replicó que "Rusia reconoce la soberanía de Georgia, pero esto no significa que un Estado soberano pueda hacer lo que le de la gana". Medvédev defendió la operación militar del Ejército ruso en Georgia ante la necesidad de proteger a los habitantes de las separatistas Osetia del Sur y Abjasia, a los que Moscú, pese a las protestas de Tiflis, había concedido la nacionalidad rusa. "Cuando matan a varios miles de civiles, un Estado debe actuar adecuadamente", dijo.

Denuncia en la cij. Por su parte, el Gobierno de Georgia anunció ayer la presentación de una denuncia contra Rusia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por actos de limpieza étnica llevados a cabo en territorio georgiano entre 1993 y 2008, informó el ejecutivo de Tiflis en un comunicado distribuido en Bruselas. Además, el presidente de Georgiano, Mijaíl Saakashvili, anunció que su país abandona la Comunidad de Estados Independientes (CEI), surgida tras la desintegración de la URSS en diciembre de 1991. La CEI, con sede en Minsk (Bielorrusia), estaba integrada hasta ayer por Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Azerbaiyán, Armenia, Kazajistán, Uzbekistán, Kirguizistán, Tayikistán, Turkmenistán y Georgia.

Por su parte, decenas de miles de personas se congregaron ayer a las afueras de la sede del Parlamento de Tbilisi para mostrar su apoyo al presidente georgiano.

  • 1