lunes, 27 mayo 2019
15:28
, última actualización
Local

Rusia cambia su estrategia militar de misiles tras la llegada de Obama

Rusia cambia su estrategia militar tras la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca. Ayer anunció que no desplegará misiles en Kaliningrado como tenía previsto a la espera de las decisiones que tome Washington sobre sus escudos antimisiles.

el 15 sep 2009 / 21:51 h.

TAGS:

Rusia cambia su estrategia militar tras la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca. Ayer anunció que no desplegará misiles en Kaliningrado como tenía previsto a la espera de las decisiones que tome Washington sobre sus escudos antimisiles.

Así lo anunció ayer el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia al afirmar la congelación de sus planes de desplegar misiles Iskander en la región de Kaliningrado.

"El programa de despliegue ha quedado congelado debido a que la nueva administración estadounidense no fuerza sus planes de emplazar elementos de su escudo antimisiles en Polonia y República Checa", señaló un portavoz del Estado Mayor General. También reiteró que "Rusia no tiene necesidad de desplegar cohetes tácticos Iskander si Estados Unidos no emplaza elementos de su escudo antimisiles en Europa Oriental". La región de Kaliningrado es un enclave ruso en el mar Báltico y punto más occidental del país, que limita con Polonia y Lituania.

Mientras, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia afirmó ayer que alberga "grandes expectativas" ante la próxima reunión del presidente ruso, Dmitri Medvédev, con su homólogo estadounidense, Barack Obama, que podría tener lugar en breve.

"No se puede descartar que la primera entrevista entre ambos presidentes tenga lugar el próximo 2 de abril en Londres, donde se celebra la cumbre del Grupo de los Veinte (G20)", señaló Andréi Nesterenko, portavoz oficial de la Cancillería rusa, quien afirmó que "será una gran oportunidad para intercambiar opiniones". "Las expectativas son grandes porque hemos recibido señales de la administración estadounidense del deseo de avanzar en la solución de problemas complicados, de los que hemos hablado en el pasado", subrayó el portavoz militar.

En el mismo sentido se expresó el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, que respondió ayer a Obama al decir que Irán espera de Estados Unidos "un cambio en las tácticas, fundamental y efectivo" y que, si éste se produce, Teherán ofrecerá "una respuesta positiva".

  • 1