Economía

Rusia mantiene el interés por cerrar alianzas energéticas con España

Rusia no da por perdida la batalla tras el fallido intento de Lukoil por entrar en Repsol. El Gobierno ruso sigue trabajando para favorecer alianzas entre empresas de ambos países en sectores como el energético. El embajador ruso en España considera que esa operación ha de servir como punto de referencia para futuros acuerdos.

el 16 sep 2009 / 05:37 h.

Rusia no da por perdida la batalla tras el fallido intento de Lukoil por entrar en Repsol. El Gobierno ruso sigue trabajando para favorecer alianzas entre empresas de ambos países en sectores como el energético. El embajador ruso en España considera que esa operación ha de servir como punto de referencia para futuros acuerdos.

Muchos titulares de prensa se llevó, a finales de 2008, el interés de la mayor petrolera privada rusa, Lukoil, por entrar en Repsol YPF, a través de la compra del 20% de Sacyr, y de otro 9,9% de accionistas como Criteria, La Caixa, Caixa Catalunya y Mutua Madrileña. Sin embargo, la polvareda que levantó se quedó sólo en eso.

No obstante, esa tentativa frustrada no es óbice para dejar de trabajar en futuros acuerdos. Así al menos lo considera Alexander Kuznetsov, embajador de Rusia en España, que aseguró que su Gobierno sigue trabajando para favorecer alianzas entre empresas de ambos países.

Kuznetsov, en una entrevista con Efe, afirmó que esa fallida operación puede interpretarse como un punto de referencia. "Me parece positivo que por primera vez hemos hablado de las posibilidades de establecer este tipo de alianzas en materia de energía".

De hecho, recordó que el acuerdo marco de cooperación energética firmado durante la visita a España del presidente ruso, Dmitri Medvédev, el pasado marzo "busca precisamente eso, abrir las puertas, abrir los horizontes para la cooperación de las empresas rusas y españolas en este área".

Respecto al caso concreto de Lukoil, el diplomático no quiso entrar en detalles, pero consideró que el debate que hubo en la prensa española fue "bastante feo". "Es un debate todavía cargado de prejuicios y desconocimiento de lo que es la economía rusa y sus empresas privadas", se quejó.

Así, enfatizó que ambos Gobiernos "van a ayudar" a que los empresarios tengan más contactos con el fin de encontrar "proyectos de envergadura para impulsar la cooperación económica".

A lo que se debe aspirar, dijo, no es a "cerrar las puertas, sino a abrirlas", aunque teniendo siempre presente el interés mutuo. "Si las empresas privadas encuentran condiciones favorables, entonces van a llegar a un acuerdo; si no se dan estas condiciones, ningún gobierno puede obligarlas a hacer lo que no quieren o está en contra de sus intereses".

A su entender, en los últimos años están proliferando iniciativas porque las compañías españolas y rusas "comprenden cada vez más" la importancia de colaborar, en especial, en tiempos de crisis. Es momento "para buscar nuevas posibilidades de cooperación".

Para Kuznetsov, los dos países coinciden en que quieren "crear un modelo económico de innovación", para no depender en exceso de la venta de hidrocarburos, en el caso de Rusia, y de la construcción, en el de España.

Y destacó la disposición de Rusia a que empresas españolas participen en la exploración de nuevos yacimientos de crudo. "Todo depende de un proyecto concreto, pero a priori no hay ninguna limitación. Las empresas extranjeras tienen mucho más acceso al sector energético ruso que las rusas al europeo".

  • 1