Local

Rusia responde a EEUU y renuncia a desplegar sus cohetes en Kaliningrado

Moscú considera ya innecesario esta instalación después de que Washington anunciara el pasado miércoles que no construirá el escudo antimisiles en Europa.

el 19 sep 2009 / 20:14 h.

TAGS:

Hamid Karzai, presidente de Afganistán.

La decisión del presidente de EEUU, Barack Obama, de abandonar el plan de construcción de un escudo antimisiles en Europa ya ha recibido su contraprestación de Rusia: ahora este país también renuncia a desplegar cohetes tácticos en Kaliningrado.

El viceministro de Defensa de Rusia, Vladímir Popovkin, declaró ayer que es innecesario emplazar cohetes Inskander en la región de Kaliningrado, enclave ruso a orillas del mar Báltico, después de que Estados Unidos renunciara a desplegar elementos de su escudo antimisiles en Europa. "Naturalmente, las medidas que Rusia preveía en respuesta al emplazamiento (por EEUU) de elementos de su escudo antimisiles en Europa del Este quedarán sin efecto", dijo Popovkin en declaraciones a la radio Eco de Moscú.

El viceministro de Defensa ruso recordó que el emplazamiento de los cohetes tácticos Iskander en Kaliningrado era una de las contramedidas que Moscú había anunciado en caso de que Washington siguiera adelante con su plan de instalar elementos de su escudo antimisiles en la República Checa y Polonia. "Por fin ha prevalecido la razón sobre las ambiciones", dijo el viceministro de Defensa al comentar la renuncia de Washington a desplegar instalaciones de defensa antimisiles en Europa del Este.

Los sistemas móviles Iskander (SS-26 Stone, según la clasificación de la OTAN) están dotados de cohetes tácticos con un alcance de entre 50 y 300 kilómetros y pueden portar distintas cargas de hasta 480 kilogramos. También entre las acciones de respuesta al escudo estadounidense, visto por Moscú como una amenaza directa a la seguridad nacional de Rusia, se mencionó el emplazamiento en Kaliningrado de bombarderos Tu-22, capaces de portar armas nucleares.

Entre Polonia y Lituania. La región de Kaliningrado, que fue parte de la antigua Prusia Oriental y cuenta con una población de cerca de 430.000 habitantes, tiene una superficie de 215,7 kilómetros cuadrados y se encuentra entre Polonia y Lituania, países ambos miembros de la Alianza Atlántica.

Este anuncio de Moscú no se puede ver con una contraprestación, según dijo ayer el presidente ruso, Dmitri Medvédev, quien descartó posibles "canjes" con EEUU. "Si nuestros socios hacen caso de nuestras preocupaciones. Nosotros, por supuesto, escucharemos más atentamente las suyas. Eso no significa compromisos primitivos o canjes", señaló Medvédev en declaraciones a medios suizos, según las agencias rusas. Medvédev añadió: "Somos gente suficientemente madura para no condicionar unas decisiones a otras".

Ahora, según la prensa estadounidense, Washington espera que Moscú se sume a las presiones occidentales a Irán para que éste abandone sus ambiciones nucleares. En cambio, el líder ruso manifestó esta semana que "Irán tiene derecho a un programa nuclear civil. No sólo pensamos así, sino que estamos dispuestos a ayudarle y no sólo con palabras, sino con hechos".

El jefe del Kremlin reaccionó en un principio con extrema cautela al anuncio de Obama, sobre la renuncia al escudo militar, pero ayer lo calificó de "muy bueno" y que demuestra que EEUU está dispuesto a escuchar a Rusia.

  • 1