martes, 26 marzo 2019
14:41
, última actualización
Economía

Rusia rompe el pacto por las cláusulas de Ucrania

La guerra del gas, que parecía llegar a su fin, volvió el domingo a dar una nueva vuelta de tuerca negativa para los cientos de miles de europeos que esperan sin calefacción a que el conflicto entre Rusia y Ucrania se solucione. Moscú se negó a aplicar el plan pactado con la UE hasta que no se retiren las condiciones de Kiev.

el 15 sep 2009 / 21:02 h.

La guerra del gas, que parecía llegar a su fin, volvió el domingo a dar una nueva vuelta de tuerca negativa para los cientos de miles de europeos que esperan sin calefacción a que el conflicto entre Rusia y Ucrania se solucione. Moscú se negó ayer domingo a aplicar el plan pactado con la UE hasta que no se retiren las condiciones de Kiev.

El presidente ruso, Dimitri Medvedev, afirmó ayer domingo que el acuerdo para el paso de gas a través de Ucrania no se puede aplicar hasta que se aclaren las contradicciones incluidas en el documento a última hora por las autoridades ucranianas. "Nos vemos obligados a considerar inválido el documento firmado (...) y no será aplicado por nuestra parte hasta que estas estipulaciones sean eliminadas o revocadas de algún modo por la parte ucraniana", afirmó Medvedev.

Ucrania firmó la pasada madrugada el acuerdo para la reanudación del tráfico de gas, después de que lo hicieran la UE y Moscú, pero incluyó una nota manuscrita en la que había varias cláusulas a la declaración que eran contrarias a la postura rusa.

De hecho, la rúbrica del protocolo para la supervisión internacional del tránsito del gas ruso por el territorio ucraniano por parte de Kiev parecía haber despejado el último escollo para la reanudación de los suministros de carburante a Europa.

La primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko, anunció la firma del documento, ya suscrito por Rusia y la UE, en una comparecencia conjunta ante la prensa con el primer ministro checo, Mirek Topolanek, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE. "El gas comenzará a llegar una vez que todos los observadores se encuentren en las instalaciones", dijo Topolanek. A partir de la firma del protocolo comenzó el despliegue de observadores en las estaciones de bombeo rusas, ucranianas y de los países fronterizos de Europa del Este.

Sin excusas. De hecho, la Comisión Europea (CE) informó el domingo de que la misión de vigilancia del tránsito de gas ruso a través de Ucrania estaba ya "prácticamente" desplegada, e insistió en que "todas las condiciones" puestas por las partes "han sido cumplidas", por lo que "no hay razón para retrasar más" el suministro.

En este contexto, y antes de que Rusia rechazara el plan del gas ante la postura de Kiev, la presidencia checa de la UE afirmó que ayer domingo se cumplían las condiciones para la reanudación inmediata de los suministros de gas natural ruso a la Unión. Rusia y Ucrania "han asegurado que no obstruirán el tránsito del gas a la UE. Creo que ello debería llevar a una reanudación inmediata del flujo de gas", dijo el primer ministro checo y presidente en ejercicio del Consejo Europeo, Mirek Topolanek.

Por su parte, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, propuso recuperar el proyecto de convertir los gasoductos ucranianos en un consorcio internacional con participación de países europeos para evitar los conflictos gasísticos que afectan a la UE. Putin recordó que hace varios años Ucrania, Rusia y Alemania firmaron un memorando, hoy aparcado, para crear, posiblemente con participación de Italia y Francia, un consorcio que "tomaría en alquiler a largo plazo el sistema de gasoductos ucraniano".

Mientras tanto, las autoridades búlgaras anunciaron ayer domingo que por razones técnicas no podrán recibir los 2,5 millones de metros cúbicos de gas diarios prometidos por el presidente ucraniano.

  • 1