sábado, 17 noviembre 2018
17:48
, última actualización
Local

Rusia vota hoy a Vladímir Putin, por primera vez contestado en la calle

El primer ministro es el favorito en las encuestas, pero se ha enfrentado a manifestaciones masivas por la corrupción y el presunto fraude electoral.

el 03 mar 2012 / 21:26 h.

TAGS:

Vladímir Putin.

"Voy a votar a Putin. Me gusta cómo trabaja, lo que dice, cómo lleva sus asuntos. Aunque, por supuesto, en nuestro país no todos han comenzado a vivir bien, y sólo con Putin es dudoso que cambie algo. Pero es que trabaja como si tuviera fuerzas para hacer algo mejor por su pueblo". Así explicó hace pocos días su voto una ciudadana rusa, Valentina Grómova, bibliotecaria de San Petersburgo, la segunda ciudad del país y la patria chica del gran favorito en las elecciones presidenciales de hoy: Vladímir Putin.

Contra él compiten otros cuatro candidatos en unos comicios previsibles -ganará Putin salvo sorpresa mayúscula-, pero los primeros en los que la oposición se ha articulado para denunciar el fraude electoral y el abusivo empleo de los medios oficiales para favorecer al candidato oficial. Putin vuelve al cargo que dejó hace seis años, aunque nunca ha abandonado el poder, al ejercer como primer ministro de Dmitrii Miedviédev, quien ahora heredará esas funciones, en un tándem que parece pensado para burlar la limitación de mandatos.

El ambiente en la capital, Moscú, y en las principales ciudades dista mucho de ser una balsa de aceite: decenas de miles de personas se han venido manifestando en demanda de libertades reales -denuncian que el autoritarismo de Putin ha convertido a Rusia en una dictablanda- y, al igual que en los países árabes, son muy activos en redes sociales como Twitter.

Pero a diferencia de los sátrapas orientales, a Putin lo apoya gran parte de la población, el país crece a un ritmo del 4% anual y, aunque las desigualdades sociales y la corrupción son dramáticas, la sensación general es que el nivel de vida es ahora mejor que en 1999, cuando Putin ascendió al poder como primer ministro de Borís Yeltsin.

El detonante para las protestas fueron las elecciones legislativas de diciembre, cuando afloraron acusaciones de irregularidades.

Lea la crónica completa en la edición impresa de El Correo de Andalucía.

  • 1