Local

Rutas de los mitos de Sevilla: Carmen

el 09 feb 2012 / 20:06 h.

TAGS:

Estatua de Carmen en el Paseo Colón.

Si la Unesco decidió que Sevilla debía ser Ciudad de la Música lo fue, entre otros motivos, por el número de óperas ambientadas en la ciudad. A día de hoy, ningún turista podría advertirlo. No hay rastro alguno (visual) de este hecho. Por poco tiempo. En breve, el Ayuntamiento de Sevilla, recogiendo el guante de una iniciativa activada por el anterior gobierno municipal, pondrá en marcha Sevilla, ciudad de la Ópera. Y, al fin, Carmen, Don Juan y Fígaro tendrán su espacio en la eterna Híspalis.

Seguir a Carmen supone adentrarse en las esencias de la Sevilla de principios del siglo XIX. Apenas cuatro kilómetros -algo menos de tres horas- son necesarios recorrer para tener una imagen clara de los escenarios que transitó la bella gitana de fiero temperamento que imaginó y plasmó literariamente Prosper Mérimée antes de que, otro francés, Georges Bizet, la inmortalizara en la ópera homónima.

El punto de partida se halla a la vera de la Torre del Oro, en el embarcadero de Las Cigarreras, donde antaño se respiraba un ambiente portuario. Allí llegaba el tabaco proveniente de las indias. El escritor quiso que la Antigua Fábrica de Tabacos -hoy Rectorado de la Universidad de Sevilla- fuera el lugar donde trabajara Carmen y donde, por cierto, comienza la ópera. La antigua cárcel -en el entorno de la Fábrica de Tabacos-, el callejón del Agua -a donde acude Carmen para tomar una manzanilla en la taberna de Lillas Pastia- y la calle de la Judería -donde los gitanos como Carmen burlaban a las fuerzas de seguridad- son otros lugares resaltables. El cuartel de la Puerta de la Carne -donde trabajaba su enamorado, Don José-, la calle Candilejos -donde Carmen tenía sus escarceos amorosos- y la Maestranza -donde la protagonista muere- completan el recorrido vital de la Cigarrera.

EN DISCO

No hay soprano -ni casi director- que se precie que no haya querido dejar su impronta sobre una de las óperas más populares de todas las épocas. El compositor George Bizet concibió musicalmente Carmen en 1875 y su éxito con los años, a pesar del fracaso inicial (fue vapuleada por la crítica), acabaría siendo absoluto. Estrenada en la Ópera Cómica de París, la obra cuenta con innumerables grabaciones discográficas protagonizadas por las mejores voces de todas las épocas. De entre todas ellas entresacamos una muy conectada con la ciudad. Quien fuera titular de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, Alain Lombard, grabó la ópera para el sello Naive en 1994. Beatriz Uria-Monzon y Vincent Le Texier son sus dos intérpretes principales. 

  • 1