Local

Sabores de Navidad

No le falló el Betis a Gordillo; Negredo sí lo hizo al Sevilla en el Bernabéu.

el 20 dic 2010 / 06:47 h.

TAGS:

Cuando al mediodía del sábado llamábamos a Tenerife para desearle a Rafael Gordillo suerte en su debut como presidente, como tantos amigos sin distinción de colores, me esperaba encontrarle más tranquilo. Lo disimulaba bien, porque la procesión iba por dentro. No saben ustedes la cantidad de personajes que sin tener nada que ver con el Real Betis Balompié –y obvio nombres porque algunos serían increíbles– deseaban lo mejor para el presidente Gordillo.

En la vida hay veces que uno no puede controlar algunas situaciones pero en otras... uno  no puede tener seguridad en lo que harán otros.

Más que un partido. Rafael sabía la respuesta de Mel, Ríos y Paredes, pero quienes ganan los partidos son los futbolistas. Había mucho en juego. Puntos, denuncias de jugadores que podrían provocar desazón en la afición y, cómo no, Oliver y los suyos detrás de la mata. Motivos había antes del partido.

Después, satisfacción y una respuesta que es la que esperaban y necesitaban Rafael Gordillo y sus compañeros de consejo. 0-3. Primer match-ball salvado. Por cierto, buen debut también en las apariencias. Traje, camisa blanca, corbata azul. Enhorabuena Isabel. Lo que es la vida y los extraños caminos que aparecen en nuestro diario caminar. Salvémoslos y que quede siempre la hombría de bien, la generosidad, la honradez y la amistad como bandera. ¡Feliz Navidad!

Una gran oportunidad perdida. Lo tuvo el Sevilla FC en sus manos y se le fue la gran oportunidad en Madrid. Puso contra las cuerdas al Real con una presión agobiante que le hizo incómodo el partido a los de José Mourinho hasta sacarle de quicio en muchas fases del partido. Después fallaron los argumentos fundamentales del fútbol. La precisión en el pase y el gol. Ocasión inmejorable de Negredo, negado en lo que debe ser su fuerte: el gol.

Aún con ese hándicap la expulsión de Carvalho en lugar de favorecerle parece que hasta le perjudicó porque el provecho fue nulo y para colmo llegó in extremis el gol de Di María. Una oportunidad espléndida que tira por la borda el día que en el Bernabéu lo tuvo todo a su favor para ganar al Real Madrid. La liga y sus objetivos se le complican al Sevilla, que tendrá que jugar a tumba abierta la segunda vuelta porque la Champions se antoja un objetivo muy lejano. ¡Feliz Navidad¡

  • 1