domingo, 16 diciembre 2018
07:45
, última actualización
Local

Sacyr incide en la compra de una silla de ruedas y una 'oruga' para paliar falta de accesibilidad de Metropol

La empresa manifiesta que las competencias para modificar el proyecto  son en todo caso del Ayuntamiento y el arquitecto.

el 09 feb 2012 / 17:39 h.

TAGS:

La empresa Sacyr, concesionaria del proyecto urbanístico Metropol  Parasol, ubicado en la Plaza de la Encarnación de Sevilla, ha  incidido en la compra por parte de la entidad de una silla de ruedas  y una 'oruga' salvaescaleras para todas aquellas personas con  discapacidad que quieran acceder a las instalaciones, después de que  la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz haya emitido una  resolución tras una queja abierta de oficio por la institución por  los problemas de accesibilidad que el espacio plantea para este  colectivo.

Una portavoz de Sacyr ha expuesto a Europa Press que, asimismo,  las competencias a la hora de realizar cualquier tipo de modificado  en el complejo corresponden en todo caso al Ayuntamiento hispalense y  al arquitecto alemán Jürgen Mayer, siendo la empresa, en tal  tesitura, la ejecutora de estas reformas.  

En la resolución, el Defensor, José Chamizo, critica estos  problemas, concluyendo que el diseño de la edificación no se ha  ajustado --ni las ha respetado en su totalidad-- a las previsiones  recogidas en la Ley de Atención a las personas con discapacidad en  Andalucía, en cuyo articulado se dispone que en todas las actuaciones  que se realicen por cualquier entidad pública o privada en materia de  edificación "se garantizará a las personas afectadas por cualquier  tipo de discapacidad física la accesibilidad y utilización de los  bienes y servicios de la sociedad".

Resulta "injustificable", según la resolución, a la que ha tenido  acceso Europa Press, que una manifestación de la arquitectura  contemporánea "que pretende ser una obra de referencia y cuyo  proyecto de selección se efectuó a través de un concurso público,  inaugurada en 2011, se diseñe y se ejecute conteniendo peldaños y  rampas que impiden que las personas discapacitadas accedan sin  necesidad de apoyo técnico y con autonomía a los distintos espacios  de uso público de este edificio".

Los problemas detectados por el Defensor del Pueblo Andaluz eran  de tal índole que aun cuando el ascensor llega hasta la zona del  mirador, las personas discapacitadas usuarias de sillas de ruedas  solamente pueden transitar un reducido espacio en las cercanías del  mismo, encontrándose a continuación con escalones que impiden acceder  al resto de los caminos peatonales; así, "se carece de itinerarios  practicables para personas con movilidad reducida que permitan  acceder a la totalidad de las instalaciones".

  • 1