Local

Sáenz seguirá en el Santander pese a inhabilitarlo el Supremo

El ‘número dos' ocupará su cargo hasta que hable el Constitucional

el 17 ene 2011 / 20:31 h.

TAGS:

Alfredo Sáenz en una imagen de archivo.

El consejero delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, podrá seguir ocupando su puesto de número dos de la entidad hasta que el Tribunal Constitucional resuelva sobre la inhabilitación para ejercer cualquier cargo dentro del sector bancario a la que ha sido condenado por el Tribunal Supremo.

Según fuentes jurídicas cercanas al caso consultadas por Europa Press, este proceso de resolución del previsible recurso de amparo ante el Constitucional podría durar cerca de dos años y paralizaría la ejecución de la sentencia condenatoria, por lo que el directivo podría seguir al frente de la entidad.

A pesar de trascender el fallo dictado por el Tribunal Supremo, la sentencia todavía no ha sido redactada y trasladada a las partes, por lo que éstas deberán esperar a conocer el documento para emprender cualquier iniciativa legal.

Las mismas fuentes explicaron que, una vez se haga pública la sentencia, para paralizar la ejecución el directivo de la entidad cántabra deberá consignar ante la Audiencia Provincial de Barcelona la indemnización a la que ha sido condenado y pedir a este tribunal la suspensión de la ejecución del fallo.

A su vez, para conseguir esta suspensión, los representantes legales de Sáenz deberán presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional, cuya admisión a trámite paralizaría la ejecución de la sentencia. Para ello, deberán estudiar los argumentos legales para fundamentar una vulneración de derechos fundamentales.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha condenado a Sáenz a ocho meses de prisión, multa e inhabilitación para ejercer cualquier puesto dentro del sector financiero por delitos de acusación falsa y estafa procesal cometidos en 1994 cuando era presidente de Banesto, según adelantó ayer El Mundo.

Según la sentencia, Sáenz y otros ex directivos y abogados de Banesto interpusieron una denuncia falsa contra directivos del grupo Olabarría por el impago de una deuda al banco de 600 millones de las antiguas pesetas (3,6 millones de euros) hechos que se remontan a hace quince años.

Por su parte, el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, declinó ayer hacer cualquier comentario sobre la resolución del Supremo sobre Alfredo Sáenz.

"No tengo ningún comentario que hacer sobre una sentencia que no conozco", afirmó Botín al ser preguntado sobre este asunto en una visita a las obras del Centro de Proceso de Datos del Banco Santander en Cantabria.

Según fuentes jurídicas, las condenas de prisión son menores y no obligan al condenado a su cumplimiento al carecer de antecedentes penales.

  • 1