Economía

Salgado trata de aplacar a los mercados con números

La bolsa concluye una semana horrible y la deuda se relaja tras alcanzar máximos

el 26 nov 2010 / 22:35 h.

La ministra Elena Salgado, ayer, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

La prima de riesgo de España -medida con el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo- se relajó ayer ligeramente al cierre del mercado hasta 246 puntos básicos, aunque la rentabilidad del bono se mantuvo por encima del 5%, en concreto en el 5,1%. El parqué, sin embargo, siguió con las caídas, y cerró una turbulenta semana con un descenso del 7%. En lo que va de año, la bolsa se deja el 20,04%. Es decir, de cada cien euros invertidos, veinte se han esfumado.

A la rebaja de la prima de riesgo contribuyeron los mensajes de tranquilidad lanzados ayer, como los del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. Así, el diferencial, que en una semana se ha incrementado el 22% al pasar de 200 puntos básicos hasta 246, alcanzó a mediodía un nuevo máximo al situarse en 264 puntos básicos.

No obstante, la prima de riesgo española se fue relajando a lo largo de la jornada y en paralelo a la presentación por parte de la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, de un informe de transparencia financiera, que contiene la evolución de la deuda española.

"No hay mejor manera de contribuir a generar confianza y asegurar la credibilidad de España que informar de una forma veraz de la situación económica". "Es la forma de salir al frente de los rumores lanzados interesadamente y desinteresadamente", matizó la ministra. Hasta el momento, la deuda suma 195.306,9 millones de euros, con un coste medio del 3,60%.

El Tesoro, de hecho, no prevé suspender las emisiones previstas hasta final de año, aunque podría reducir el importe, anunció Salgado. Explicó que la ejecución presupuestaria del Estado ha sido mejor de lo previsto cuando se decidió el calendario de emisiones. Por lo tanto, argumentó, el Estado "cuenta con más recursos líquidos para financiar todos los gastos de aquí a final de año", y añadió que, ya que las necesidades de financiación se encuentran cubiertas, se va a continuar con las emisiones.

En este sentido, el Gobierno tiene un compromiso con los inversores y por lo tanto el Tesoro no suspenderá ninguna subasta que esté programada de aquí a final de año. "Así nos lo han pedido nuestros inversores y así lo vamos a hacer", sentenció la ministra.

Además, como hay "margen más que suficiente", el Tesoro reducirá, si bien "ligeramente", el volumen de las subastas, estimó Salgado, quien destacó que la deuda pública española ha mostrado "capacidad de resistencia en situación difíciles" y que todas las emisiones han tenido una alta demanda.

A este respecto, el informe presentado por la ministra pone de relieve que la deuda cuenta con una base inversora estable, de la cual los inversores no residentes suponen el 47% del total, las instituciones financieras residentes, el 26,31%; las Administraciones Públicas, el 13%, y los hogares y empresas no financieras, el 3%. La deuda prevista para este año equivale al 62,8% del PIB, lo que supone veinte puntos menos que la media europea, y la carga de los intereses alcanza en 2010 el 2,2% del PIB, una de las más bajas de la Zona Euro. Por tanto, tranquilidad.

En el otro frente, el de la bolsa, siguió ayer el castigo. La española bajó ayer el 1,8% y perdió la cota de 9.600 puntos, presionada por las pérdidas de las plazas internacionales, del sector financiero y de las empresas con intereses en Portugal.

Así, el principal indicador del mercado español, el selectivo Íbex 35, se deja en su peor semana en cerca de siete meses el 7,05%, en tanto que las pérdidas acumuladas este año ascienden al 20,04%. Todo un revés.

  • 1