Economía

Salgado ve una mezcla de ‘brotes verdes’ y dificultades

«La economía española es como la mujer, tiene que trabajar el doble», afirma la vicepresidenta económica

el 08 oct 2009 / 21:05 h.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, Elena Salgado, aseguró ayer que el proceso de recuperación económica no será "ni fácil ni rápido", aunque el Gobierno "está avanzando en la dirección adecuada" al apostar por las exportaciones y los sectores innovadores.

Durante su comparecencia en la Comisión de Economía del Senado, Salgado reiteró que el deterioro económico ha empezado a perder fuerza, por lo que se espera una evolución menos negativa del PIB en los próximos trimestres, que permitirá que las tasas intertrimestrales vuelvan a ser positivas a lo largo de 2010.

Sin embargo, el índice interanual, que presenta mayor inercia, puede ofrecer un valor medio "ligeramente negativo", del 0,3%, ocultando así un perfil trimestral "más prometedor" en la tasa intertrimestral.

En este sentido, aseguró que tanto en la economía mundial como la española la peor fase de la crisis "ha pasado ya" en términos de incertidumbre y de intensidad del deterioro económico, aunque quedan por delante "momentos difíciles" y habrá que afrontar "retos exigentes".

En concreto, aseguró que el reto en la economía española es doble, ya que lo más inmediato es mitigar el fuerte impacto de la crisis, tarea que hay que simultanear con el trabajo para ampliar la capacidad de crecimiento de España a largo plazo, lo que pasa por asegurar la sostenibilidad del modelo productivo.

A la economía española, dijo, le pasa "como a las mujeres", porque tiene que "trabajar el doble" para demostrar que está capacitada y para que se la valore igual que a otros países. Según Salgado, España está mostrando un comportamiento similar al de los países del entorno en crecimiento e inflación, ya que, tras un cuarto trimestre "muy difícil", los datos de actividad económica entre enero y marzo de 2009 confirmaron la profundización de la crisis aunque, desde entonces, los indicadores han comenzado a ser "más alentadores".

En este sentido, recordó que en el segundo trimestre la caída de la actividad se moderó y que, desde entonces, han ido surgiendo otros indicadores que apuntan en esa misma dirección, como las perspectivas económicas mundiales, la corrección del déficit exterior o los índices de confianza, bases para una próxima recuperación del consumo privado y la inversión.

Destacó la caída del Euríbor, que "proporciona gran alivio para las familias endeudadas", mientras que la mejora de las condiciones financieras alcanza también a los gobiernos, ya que, tras las tensiones del comienzo del año, se aprecia una "progresiva normalización" del mercado de deuda pública.

De la misma manera, Salgado aseguró que se están poniendo de manifiesto los primeros síntomas de estabilización de la construcción residencial, al tiempo que el paro y las afiliaciones a la Seguridad Social vienen mostrando un comportamiento "menos negativo", tendencia que se mantendrá en 2010, ya que la caída del empleo será menor que este año.

Repasó también las últimas previsiones de organismos internacionales que son "perfectamente compatibles" con el escenario macroeconómico que plantea el Gobierno e indican que el diagnóstico que hizo el Ejecutivo en junio sigue siendo "plenamente válido".

  • 1