Local

«Salimos reforzados del exilio; volvemos con más hermanos»

-Su estreno como hermano mayor coincide con la vuelta al Salvador. No es mal comienzo.
-Es un buen momento desde el punto de vista emotivo e histórico de la hermandad. Entrar de hermano mayor y tener ya tantos actos en tan poco tiempo, como este año, también es una responsabilidad importante.

el 15 sep 2009 / 00:38 h.

TAGS:

-Su estreno como hermano mayor coincide con la vuelta al Salvador. No es mal comienzo.

-Es un buen momento desde el punto de vista emotivo e histórico de la hermandad. Entrar de hermano mayor y tener ya tantos actos en tan poco tiempo, como este año, también es una responsabilidad importante.

-Después del multitudinario traslado de Pasión, ¿cómo se prevé que sea el del Amor?

-No pretendemos hacer un acto multitudinario sino de hermandad, aunque eso nunca se sabe. Quizás sea parecido al del Pasión. El Amor le imprimirá la seriedad que le corresponde a esta hermandad. Se hará de manera discreta, sencilla, pero al mismo tiempo digna.

-¿Qué papel tendrán en el traslado las hermandades del Valle, Pasión y El Rocío?

-Al Valle le hemos invitado a que haga la salida de la Anunciación portando al Cristo. Los hermanos de Pasión y El Rocío lo entrarán al Salvador desde la plaza. Dentro de la antigua colegial, lo hermanos que cumplen 50 años lo llevarán a su altar. Dentro de la Anunciación, está previsto que lo porten las hermanas y, luego, los hermanos costaleros en la calle, sobre todo, las andas de la Virgen. Francisco Ortiz (nuevo rector del Salvador) nos acompañará en la entrada al Salvador.

-Cinco años de exilio en la Anunciación... ¿se han hecho largos o cortos?

-Hemos estado muy bien. La Hermandad del Valle nos ha acogido estupendamente y, luego, la Universidad de Sevilla, con la vicerrectora de Relaciones Institucionales a la cabeza, se ha portado muy bien. Hemos tenido unas relaciones muy fluidas con el Valle. Creo que ambas hermandades salen reforzadas de estos cinco años.

-En estos años, ¿ha aumentado la nómina de hermanos?

-Sí, sí...Por ejemplo, el primer día de quinario este año han jurado cerca de cien hermanos. Del orden de esa cifra se ha ido repitiendo anualmente. Creo que nos ha beneficiado estar en la Anunciación, o por lo menos no nos ha perjudicado. Hemos salido reforzados, volvemos al Salvador con más hermanos. La hermandad por sí misma tiene ya tirón, independientemente de donde esté.

-En El Salvador esperan altares renovados e incluso uno nuevo...

-Extactamente. Se nos ha cedido el altar de San Crispín y San Crispiniano, de estilo barroco, que hemos restaurado para la Sagrada Entrada. También se ha renovado completamente el del Cristo del Amor. Ha sido el único del Salvador que se ha desmontado por completo y se ha vuelto ha montar.

-¿Son compatibles cultos y cultura en el nuevo Salvador?

-Creo que sí. El rector nos ha dejado claro que el principal uso de la colegial va a ser el religioso, los cultos, y, luego, vendrán otras actividades culturales pero siempre de estilo religioso que ensanche los horizontes de utilización del templo y, además, ayuden financiar el mantenimiento del templo.

-¿Considera excesivas las nuevas normas dictadas por el rector para preservar el templo?

-No, las veo bien. Es lógico que una iglesia recién restaurada haya que cuidarla y la hermandades debemos adaptarnos. No tiene por qué desdecir de la lucidez de los cultos ni de la estación de penitencia.

-Sucede a José Álvarez... ¿Seguirá su legado?

-Creo que ha sido un hermano mayor extraordinario, que ha hecho historia en la hermandad. De él resalto el talante tan extraordinario que ha tenido con todos los hermanos. Seguiré su línea de trabajo: manteniendo la Hermandad como la tenemos hoy, que no es poco.

-En sus proyectos para estos cuatro años, ¿dónde quedan las nazarenas?

-Bueno, de momento, no queda en ningún sitio. Ni se ha planteado ni hay plazos.

  • 1