miércoles, 21 noviembre 2018
18:36
, última actualización
Cofradías

"Salir a las 8.30 para llegar a la Catedral finalizados los oficios parece lo más razonable"

El hermano mayor de la Resurrección desvela las opciones horarias que baraja la hermandad para su salida

el 07 may 2012 / 17:38 h.

Miguel Ángel Pérez rreditará su cargo el 1 de junio.

El 1 de junio Miguel Ángel Pérez renovará su cargo de hermano mayor de La Resurrección con la decidida intención de dejar zanjado para la próxima Semana Santa el debate sobre la definitiva ubicación de la cofradía en la jornada del Domingo de Resurrección.


-Pregunta. El que después de varios años, vuelva a haber una sola candidatura en las elecciones de su hermandad, ¿puede interpretarse como un signo de normalidad?
-Respuesta. Yo lo interpreto como que se ha asumido con tranquilidad el relevo. La mía es una candidatura de concentración en laque he contado con gente de antes, de ahora y con gente de futuro. Y, sobre todo, estoy muy contento de la existencia de una candidatura porque era un deseo del señor arzobispo tras la coyuntura que atravesamos con la dimisión del anterior hermano mayor y mi nombramiento. Él consideraba importante para tranquilizar a la hermandad que en estas elecciones hubiera una sola candidatura. Se ha cumplido así y no ha sido una cosa forzada, sino más bien producto de la madurez de la hermandad.

P. ¿Qué tal eco ha tenido en la hermandad su propuesta de abrir un debate interno sobre la definitiva ubicación de la cofradía en la jornada del Domingo de Resurrección?

R. Salvo excepciones puntuales, la hermandad de la Resurrección tiene asumida en un porcentaje muy elevado las directrices del señor arzobispo. Es cierto que a lo mejor nos ha costado trabajo aceptar algo que ya muchos veían hace mucho tiempo, como era la imposibilidad de entrar en el Sábado Santo. Pero ya hemos asumido que nuestro sitio está en movernos en la banda del Domingo de Resurrección. La idea del Sábado Santo está definitivamente desechada.


P. ¿Qué opciones horarias baraja la hermandad para su estación de penitencia?

R. Son escasas las opciones. Pasan o bien por quedarnos como estamos -que era una especie de sitio provisional donde hemos estado esperando que se solucionara el problema durante 30 años-; bien entrar en la Catedral antes de los oficios, lo cual nos obligaría a abandonar la seo antes de las 10 de la mañana (ahora la estamos abandonado a las 9.15 horas), o sea que verdaderamente no sería significativo porque nos obligaría volver a salir a un horario muy temprano; bien entrar en la Catedral a partir de la una de la tarde, una vez que se acabaran los oficios, ajustando la salida a las 8.30 horas para poder llegar a esa hora, lo que parace más razonable; o bien incluso, si algún hermano lo planteara, la posibilidad de la tarde. Aunque ésta última casi nadie la baraja. Sea cual sea la decisión, a mí me gustaría que el tema quedara zanjado esta próxima Semana Santa en un sentido o en otro: o quedarnos como estamos o cambiar de horario.


P. Hay quien sugiere que la salida procesional de su hermandad se convierta en un preámbulo del tiempo de Glorias, con participación de los estandartes de las hermandades letíficas. ¿Qué opinión le merece la propuesta?
R. No. Nosotros consideramos que somos el cierre de la Semana Santa. Somos una hermandad de penitencia que cierra el tiempo penitencial. No nos planteamos incorporar ninguna representación de Gloria más que la gloriosa resurrección de la hermandad de penitencia de la Sagrada Resurrección. Que no me mezclen con las hermandades letíficas, que corresponden a otro periodo.


P. ¿Qué beneficios reportará a su hermandad el que, de una vez por todas, se zanje su ubicación definitiva en la nómina?

R. Muchísimos, la más importante y primera es tranquilizarnos. Tendríamos una Cuaresma tan tranquila o más que la que hemos tenido este año. En realidad, los que siguen empeñados en la reivindicación del Sábado Santo son gente que no aparece durante todo el año por la hermandad y no los hermanos que viven el día a día. Otra ventaja es que podríamos hacer un apostolado mayor. Si hay más gente en la calle, más gente conocerá que ha llegado el misterio de la Resurrección y que se ha iniciado el periodo pascual. Tener más gente en las calles viéndonos es importante, pero no por lucimiento, sino por hacer apostolado en la calle. ¿Que esto influiría en el crecimiento del número de nazarenos o de hermanos? Es algo que puede pasar o no. Tampoco serían grandes cantidades. No creo que pasemos de 315 nazarenos que tenemos ahora mismo a 600. Eso no nos preocupa.


P: Entre sus propuestas a los hermanos, destaca la de la ampliación del paso del Señor de la Sagrada Resurrección. ¿A qué se debe?

R. La ampliación viene motivada por dos aspectos: uno estético y otro práctico. Como es apreciable, el paso del Señor es de reducidas dimensiones porque cuando Antonio Martín lo hizo en el año 1972 estaba concebido para salvar la puerta del colegio de la Salle. Ahora tenemos una iglesia con unas dimensiones que nos permite salir desahogadamente y el paso se ve pequeñito. Al ser tan pequeño, el paso resultaba además incómodo para los costaleros. Se trataría de solucionar dos problemas de una vez: ganaría en comodidad, en anchura y ganaría también una trabajadera más, por lo que el paso pasaría a 40 costaleros.


P. Ocurrió hace unos años. ¿Es usted partidario que se le canten sevillanas al misterio de la Sagrada Resurrección? ¿Encaja con el espíritu de la cofradía o prefiere que las sevillanas sean para la Feria?
R. Hombre, no es algo a lo que estemos habituados. A mí todo lo que sea que la gente le rece a la imagen del Señor Resucitado o a la Virgen de la Aurora me parece maravilloso, sea en forma de saetas, en forma de cantos como hacen las hermanas de la Cruz o del Espíritu Santo, en forma de cantos litúrgicos como se hace en el colegio de la Salle... Quizás lo de las sevillanas no tiene sentido ninguno porque estamos ahí en tierra de nadie. No estamos todavía en la Feria ni en El Rocío y fue una cosa que ocurrió puntualmente. No soy partidario de este tipo de manifestaciones. No creo que sea ni el lugar ni el momento aunque estemos hablando de la Resurrección de Jesús. Hay otras formas de manifestarnos.


P. A toro pasado ¿Ve razonable ahora, con el paso del tiempo, la negativa de las hermandades del Sábado Santo al aterrizaje de su hermandad?
R. Cuando durante tanto tiempo mucha gente defiende una misma idea, nadie puede estar equivocado siempre. A lo mejor es más fácil que nos hubiéramos equivocado nosotros, que nos hubiéramos empecinado con esa ilusión, quizás equivocadamente porque pensábamos que teníamos que entrar en la Semana Santa y no habíamos asumido que somos Semana Santa. Nosotros mismos nos habíamos sentido fuera y habíamos querido entrar. Hay que entender que las hermandades del Sábado hayan defendido una parcela que creían que correspondía a un periodo de la Semana Santa, cuando nosotros estamos en otro periodo de la Semana Santa. Somos la hermandad de la Resurrección y tenemos un día que se llama Domingo de Resurrección, o sea, más claro que eso imposible. Y aunque nuestra Semana Santa no es cronológica, quizás hay dos cosas que son inamovibles: que la Borriquita sale el Domingo de Ramos y que la hermandad de la Resurrección tiene que salir el Domingo de Resurrección.

  • 1