Local

Salir del atasco o morir

Peatones de Sevilla y la Hispalense organizan unas jornadas en las que los expertos insisten en que hay que mejorar los transportes públicos frente al coche

el 11 nov 2010 / 16:17 h.

TAGS:

Precisamente el día en el que murió otro ciclista atropellado, esta vez en la A-4 a la altura del aeropuerto, la Asociación de Peatones de Sevilla y la Universidad de Sevilla celebraron unas jornadas en las que todos defendieron que la ciudad se debe diseñar con el objetivo de reducir el uso del coche. El peatón debe ser, de verdad, la prioridad número uno, seguida del ciclista y del transporte público. Y queda mucho por hacer.

 

Bajo el título Universidad y Ciudad Peatonal, la Facultad de Geografía e Historia acogió ayer las opiniones de expertos en movilidad y medio ambiente, que coincidieron en que Sevilla, pese a la transformación registrada en los últimos años, tiene asignaturas pendientes. Una de ellas, la convivencia entre peatón y ciclista.

Ricardo Marqués, presidente de A Contramano, fue contundente: "Me indigna que se diga que el problema del peatón es el ciclista cuando hay 400 atropellos al año en Sevilla por vehículos a motor". Enrique Hernández, director del Plan Estratégico Sevilla 2020, añadió que, según datos municipales, se registran 5.000 incidentes con vehículos y sólo 69 corresponden a bicicletas.

El riesgo, pues, no está en la bici. Algo que también defendió Pablo Barco, presidente de la Asociación Peatones de Sevilla, quien reclamó una ciudad sostenible y accesible, "del 8 y 80", es decir, en la que puedan moverse solos un niño de ocho años y un mayor de 80. Sin coches mal aparcados, sin motos en las aceras, sin veladores ni kioscos que estorben, sin obras que ocupen aceras, con ciclistas y peatones en convivencia... ¿Y cómo se logra esto último? Basta con reducir la velocidad de la bici, según Marqués.

El presidente de A Contramano abrió el debate: "¿Qué es la bici?, ¿un coche sin motor o un peatón con ruedas?".

Evidentemente, el ciclista está más cerca del peatón que del conductor en casi todos los aspectos, menos en la legislación estatal. Por ahora, porque la DGT ya anunció que prevé regular a partir de 2011 la circulación de las bicicletas en las ciudades para que deje de ser un vehículo que no puede circular por aceras ni zonas peatonales.

Además, Marqués apostó por invertir en peatonalizaciones para frenar el aumento del uso del coche. Es el gran objetivo, como admitió el candidato del PSOE a la Alcaldía, Juan Espadas, que abogó por revisar los puntos negros de los 130 kilómetros de carril bici, por mejorar e incrementar Sevici y por la "micropeatonalización" de espacios, como la antesala del mercado de Los Remedios, unos 50 metros en la calle Madre Rafols.

Manuel Calvo, consultor medioambiental, fue más allá y empezó dando razones para luchar contra el coche: es insostenible que los vehículos privados de Sevilla y su área metropolitana recorran cada día 17 millones de kilómetros. O lo que es lo mismo, 44 viajes a la luna.

"Usamos el coche tres veces más de lo que deberíamos", advirtió tras indicar que la flota debería reducirse un 20%. De hecho, un 80% de los viajes en coche, dijo, es prescindible.

"¿Cómo es posible que hoy -y remarcó hoy- se esté reurbanizando el Muro de los Navarros con aceras de sólo 70 o 80 centímetros?" "¿Y por qué la Junta paga un paso soterrado en Bueno Monreal que le hace la competencia al Metro al fomentar la circulación de coches del Aljarafe Sur a Nervión?". Calvo incluso sostuvo que Sevilla no puede esperar las líneas 2, 3 y 4 del Metro 30 años más, de ahí que abogase por una red en superficie.

Para Ramón Canto, investigador en movilidad sostenible de la Hispalense, hay que mejorar el diseño del mobiliario urbano de las zonas vetadas al coche. Asunción sería el ejemplo a seguir y la Alameda, lo que es manifiestamente mejorable.


  • 1