Salud alerta de que el Estado hará pagar por la vasectomía y por la píldora

Montero muestra “el rechazo total” a la medida por parte de Andalucía. Censura que el departamento de Mato haya excluido a solteras y lesbianas.

el 24 jul 2013 / 00:34 h.

Mª Jesús Montero atiende a los muchos periodistas congregados. Mª Jesús Montero atiende a los muchos periodistas congregados. La consejera de Salud y Bienestar Social andaluza, María Jesús Montero, auguró ayer que el Ministerio de Sanidad prevé en un futuro retirar de la cartera básica de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) técnicas como la vasectomía, los anticonceptivos orales o la implantación de dispositivos intrauterinos, a la vista de que el departamento que dirige Ana Mato haya decidido excluir de la reproducción asistida a mujeres solteras y lesbianas. En declaraciones a los periodistas al término del Consejo Interterritorial de Salud, Montero manifestó el “rechazo frontal” de Andalucía a la medida y recalcó que la región seguirá usando el criterio empleado hasta la fecha. “Las personas que están en lista de espera se atenderán y no habrá otro criterio de incorporación a la cartera que no sea la contraindicación clínica por parte de algún facultativo”, incidió. Montero lamentó que el Consejo Interterritorial haya apoyado que se cambie el concepto de “pareja hombre y mujer” por el de “mujer con diagnóstico de infertilidad”. Esto “excluye a personas con unas circunstancias que no pasan por tener un problema orgánico de infertilidad sino porque no tienen una pareja masculina porque así lo han decidido o porque su orientación sexual así se lo aconseja”. “El Ministerio y Echániz (consejero de Castilla La Mancha y portavoz del PP en Sanidad) las rechazan por razones puramente ideológicas de concebir la familia tradicional, aquella conformada por hombre y mujer”, censuró la consejera andaluza. De ese modo, la consejera andaluza lamentó que el Ministerio no haya aceptado la propuesta formulada por cuatro comunidades, además de Andalucía, País Vasco, Canarias y Asturias, para incorporar la realidad social de mujeres solteras o parejas de lesbianas que deciden ser madres a la normativa sobre la reproducción asistida y criticó el argumento empleado, “recuperar la salud de las personas”. Así, indicó que, según ese criterio que se aduce, la financiación de la anticoncepción oral, la implantación de dispositivos intrauterinos, la vasectomía, los bloqueos tubáricos o las interrupciones voluntarias del embarazo podrían estar en riesgo. “La intervención de algún consejero y de la ministra hace pensar que estas técnicas podrían ser retiradas de la cartera de servicios”, alertó la consejera. En ese punto, censuró que los consejeros populares hayan apuntado a que el borrador de la ley de reproducción asistida no incluye una modificación de la cartera de servicios. “No es verdad en sentido estricto, ya que hasta ahora se podía entender que una mujer soltera podría estar dentro de los criterios de esterilidad primaria pero, al plantearse que la esterilidad primaria conlleva coito vaginal, quedarían excluidas las solteras y lesbianas”, aclaró. En definitiva, considera que con ese “criterio restrictivo” se pretende que “para poder atender técnicas de esterilización o reproducción haya un previo diagnóstico de enfermedad” y ocasionará que “las personas que quieran someterse a una de esas técnicas y que tengan dinero, se lo podrán financiar con cargo al sector privado” mientras las que no tengan recursos suficientes “no podrán optar a estos tratamientos de los servicios públicos”. El Consejo Territorial de este martes designó a la consejera andaluza representante de las comunidades autónomas durante el segundo semestre de 2013, en las reuniones del Consejo de Empleo, Política Social y Consumidores (Epsco) de la Unión Europea.

  • 1