jueves, 17 enero 2019
01:21
, última actualización
Local

Salud exige que no suba el precio de los medicamentos excluidos

el 27 jun 2012 / 19:39 h.

TAGS:

El Gobierno andaluz recibió el martes un listado oficial de los medicamentos que dejarán de estar financiados con fondos públicos. Así se enteró de la medida que ayer puso sobre la mesa la ministra de Sanidad, Ana Mato. Finalmente serán 423 fármacos.

La consejera María Jesús Montero acudió en Madrid a la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud con dos mensajes muy claros sobre el medicamentazo. Primero, la Junta de Andalucía denunció "falta de criterio profesional" al elegir los fármacos que a partir de ahora tendrán que pagar de su bolsillo los ciudadanos. Segundo, exigió al Ministerio que se vigile y se establezcan mecanismos para que los medicamentos excluidos no puedan ahora subir su precio, dañando aún más el bolsillo del paciente y permitiendo a la industria incrementar sus beneficios.

Junto al País Vasco, Andalucía pidió más tiempo para que se pueda estudiar detenidamente el listado de fármacos. El Ministerio no aclaró cuando entrará en vigor pero será "en breve". La Junta está indignada por las formas. Hace una semana, en la reunión preparatoria de la cumbre sanitaria de ayer, al Ministerio se le olvidó mencionar la medida que llevaría en la cartera y que supone ahorrar 440 millones de euros eliminado la financiación pública de 423 medicamentos que afectan, en su mayoría, a patologías leves pero muy frecuentes. Gripe, tos, inflamaciones, ansiedad leve, hemorroides, psoriasis, dermatitis del pañal, acidez de estómago, estreñimiento o diarreas dejarán de darse con recetas de la sanidad pública.

Pese a que oficialmente la Junta de Andalucía no tenía ninguna información sospechaba la medida que se estaba cocinando, admitieron fuentes del Ejecutivo. No era difícil, el presidente de Farmaindustria a, Jordi Ramentol, lo anunció con detalles en rueda de prensa el 19 de junio y además instó al Ministerio a hacerlo "lo antes posible". Fuentes del Ejecutivo andaluz apuntaron a la connivencia con la industria farmacéutica, cuando las comunidades aún no sabían nada.

La consejera de Salud dejó claro que sí está de acuerdo en que se revise el listado de fármacos con financiación pública. "El SNS [Sistema Nacional de Salud] tiene que revisar periódicamente los medicamentos que se financian pero SIEMPRE bajo criterios de utilidad terapéutica", escribió ayer la consejera de Salud en su cuenta de Twitter. Eso mismo repitió a la entrada de la reunión de las comunidades con el Ministerio. "Cualquier mecanismo de revisión de medicamentos debería tener como criterio principal el experto, el de los médicos y farmacéuticos", dijo Montero en declaraciones a Europa Press. La responsable andaluza de Salud está convencida de que ese listado de medicamentos excluidos se ha realizado "con poco detenimiento" y además, lamentó, son los más comunes, por lo que se cargará "sobre la economía doméstica".

El Gobierno andaluz exigió al Ministerio que se fije un mecanismo o algún tipo de control que impida que suba el precio de los medicamentos excluidos. La Consejería teme que la industria aproveche para subir el precio de esos fármacos comunes y que un jarabe contra la tos que ahora mismo no cuesta ni dos euros (sin financiación pública) se eleve a siete. Sería una maniobra de la industria para recuperar beneficios.

La Junta confirmó que no tiene margen para dejar de aplicar esta medida en Andalucía y que no podrá financiar ninguno de los medicamentos excluidos. El Real Decreto de Medidas Urgentes , recurrido por Andalucía, da margen a las comunidades para establecer medidas que no tuvieran coste adicional siempre que las autonomías contaran con suficiencia y no tuviera que acudir al endeudamiento. No es el caso de la sanidad andaluza.

El vicepresidente del Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos (CACOF) , Manuel Pérez, mostró las "dudas" del colectivo de que esta medida "tenga efecto a medio plazo en el control del gasto sanitario". Apostó por que sea la Agencia Española del Medicamento la que diga si esos fármacos que podrían dejar de financiarse tienen o no escasa utilidad terapéutica y advirtió de la posibilidad de que estos medicamentos "experimenten una importante subida de precio".

  • 1