Local

Salud propone rebajas fiscales a los bares si se endurece la ley antitabaco

La Junta pide compensar a los que hicieron obras para separar espacios

el 11 ene 2010 / 21:01 h.

TAGS:

Proteger la salud de los ciudadanos promoviendo los espacios sin humo y evitar más daño económico a un sector como el hostelero ya castigado por la crisis. En esa dualidad se mueve la Junta de Andalucía desde que el Gobierno central anunció el endurecimiento de la ley antitabaco para extender la prohibición de fumar a todos los locales públicos, incluidos los de más de cien metros que hace tres años hicieron una inversión para dividir su espacio en zona de fumadores y no fumadores.

Si el consejero de Presidencia, Antonio Ávila, anunció en su día que la Junta pediría al Gobierno flexibilidad en la aplicación de la nueva norma a estos locales, la titular de Salud, María Jesús Montero -que llevó a los tribunales a las tabaqueras en una demanda tumbada por el Supremo- abogó por una moratoria hasta amortizar la inversión o desgravaciones fiscales para los establecimientos reformados para adaptarse a la ley.
Montero se mostró partidaria de "endurecer la ley", sobre todo porque lamentó que en Andalucía, la mayoría de los locales de menos de 100 metros cuadrados, que debían decidir si dejar o no fumar en su interior, han optado por lo primero. Pero pese a su guerra antitabaco, que la llevó a liderar la primera demanda de una administración pública española contra tabaqueras para reclamarles el coste sanitario de las enfermedades provocadas por sustancias presuntamente tóxicas en los cigarrillos, la consejera de Salud reconoció que la postura de la Junta tiene un "matiz" para "aquellos que hicieron una inversión hace tres años". "Si se plantea revisar la ley, habría que compensar a quienes cumplieron", añadió, y para ello "se pueden barajar varias alternativas". Desde la Junta se ha solicitado al Gobierno "que se estudien vías compensatorias para quienes han cumplido".

Si el titular de Presidencia habló de flexibilizar la aplicación de la ley a estos locales, Montero concretó varias de esas "alternativas" y abogó por una prórroga temporal para amortizar la inversión "tasándola y cuantificándola en la ley" o desgravaciones fiscales.
Sin embargo, desde el sector sólo contemplan una moratoria porque según el presidente de la Federación Andaluza de Hostelería, José Manuel Ledesma, "las desgravaciones fiscales no nos sirven, a nosotros lo que nos interesa como empresarios es amortizar inversiones".

De hecho la Federación ya tiene sus cálculos. La inversión media realizada por los bares y restaurantes andaluces hace tres años para habilitar espacios separados de fumadores y no fumadores es, según Ledesma, de 30.000 euros, "pero algunos han llegado a destinar hasta 100.000", una cuantía que sólo se vería amortizada, a su juicio, con una moratoria de cinco años ya que "hay que sumarle el coste de desmontar" las estructuras levantadas.
Ésta es la propuesta que la Federación ha trasladado a la Junta de Andalucía, con la que afirma estar en contacto "permanente" y que espera sea la postura que traslade el Ejecutivo andaluz al Gobierno central, frente a las nuevas alternativas barajadas ayer por la titular de Salud.

  • 1