Salud veta a los donantes de sangre que vengan de las marismas

Los habitantes del entorno de las marismas que vayan a donar sangre se encontrarán con la sorpresa de que no podrán hacerlo durante un tiempo por culpa del virus del Nilo, que transmite el mosquito, un habitual por el Bajo Guadalquivir. Pese a que no supone "ningún peligro para los humanos" y la población "no está en cuarentena", según aclararon ayer desde la Consejería de Salud, lo cierto es que como medida cautelar se aplica esta restricción porque por transfusión sanguínea sí hay riesgo.

el 11 nov 2010 / 19:22 h.

Un poco desconcertada se quedó ayer Consolación García, estudiante de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), que se acercó a donar sangre en una de esas jornadas del Centro Regional de Transfusiones Sanguíneas de Sevilla (CRTS) por los campus y la echaron para atrás por ser de Utrera. No obstante, por lo menos se llevó la "tranquilidad" de que "no pasa nada ni hay peligro". Eso sí, con la inquietud inicial en el cuerpo, la joven, igual que otros paisanos, lamentó la "falta de información" sobre este asunto. "Me puse un poco nerviosa cuando me enteré, siendo también entonces cuando supe que no podía donar sangre".


El virus se contagia a través de la picadura del mosquito. No obstante, para que el insecto sea portador y pueda traspasarlo a un mamífero tiene que haber picado previamente a un ave que lo tenga, ya que es de donde parte la cepa. Como recientemente se detectaron varios casos en la cabaña equina del Bajo Guadalquivir, se adoptó esta medida en esta parte occidental de Andalucía. Eso sí, no existe transmisión posible de caballo a humano ni de humano a humano, según enfatizaron desde la Junta de Andalucía. "Sólo es probable a través de la picadura del mosquito, pero con la peculiaridad de que tiene que ser la primera que haga después de picar al ave infectada, por lo que las posibilidades son mínimas", según las mismas fuentes, que incidieron en la necesidad de no crear alarma.

En cualquier caso, si un humano es picado por dicho insecto en estas circunstancias, "tampoco quiere decir que vaya a desarrollar la enfermedad", según recalcaron. Es más, sólo cursan sintomatología leve de la fiebre del Nilo un 10% de los afectados, mientras que la cifra desciende al 1% si se trata de síntomas graves.

En este sentido, si una persona tiene el virus en sangre, aunque el periodo de tiempo en el que permanece en ella es muy corto, puede darse la casualidad de que vaya a donar en ese momento y, por tanto, es por lo que se les hace un análisis, según las mismas fuentes. "Hasta la fecha no ha habido ningún positivo", aseguraron. No obstante, las personas consultadas entre las que habían ido a donar remarcaron que a ellos ni siquiera les ofrecieron la opción de hacerse un análisis, simplemente les dijeron que volviera más adelante.

El protocolo que mantiene activo la Junta de Andalucía se aplica sobre la gente que reside en ese territorio o que haya estado en el mismo, en cuyo caso la cautela dura 28 días. De este modo, la medida se prolongará en función de los controles a nivel de epidemiología que se están haciendo en los reservorios de mosquitos, aunque desde la Junta de Andalucía no dieron fechas. Lo más probable sea que con la llegada del frío, cuando no hay mosquitos. Este periódico intentó sin éxito ponerse con contacto con el CRTS para ver si están llevando a cabo una campaña de información al respecto y qué medidas se están adoptando.

  • 1