Cultura

Salvador Cortés corta una oreja en la alternativa de Pepe Moral

El torero Salvador Cortés ha cortado hoy una oreja en la Maestranza de Sevilla durante la corrida del Corpus Christi, en la que el novillero sevillano Pepe Moral ha tomado la alternativa de manos de Uceda Leal. Cortés reaparecía sin estar restablecido del todo del grave percance sufrido en la pasada feria de San Isidro,

el 16 sep 2009 / 04:09 h.

El torero Salvador Cortés ha cortado hoy una oreja en la Maestranza de Sevilla durante la corrida del Corpus Christi, en la que el novillero sevillano Pepe Moral ha tomado la alternativa de manos de Uceda Leal.

Salvador Cortés, que reaparecía sin estar restablecido del todo del grave percance sufrido en la pasada feria de San Isidro, cortó una oreja del tercero, un animal de rebosantes embestidas y excelente condición con el que brilló especialmente en el toreo al natural.

Con el quinto, duramente castigado en el caballo, evidenció que no le acompañaban las facultades, con la pierna herida cada vez más a rastras. Tuvo que pasar a la enfermería después de darle muerte.

El festejo ha sido organizado en homenaje al centenario de la Asociación de la Prensa de Sevilla.

No tuvo suerte el nuevo matador con el toro de la ceremonia, un animal noble inválido que sólo le permitió mostrar su buen concepto.

Con el noble y claudicante sexto instrumentó una notable faena por ambas manos, trufada de detalles de calidad que se interrumpió por un inoportuno desarme y que no fue bien rematada con los aceros.

El padrino de la ceremonia, Uceda Leal, despachó en primer lugar un toro noble y enclasado con el que nunca terminó de estar a gusto a pesar de los buenos muletazos aislados que le instrumentó, aunque dejó ir una gran oportunidad.

Con el cuarto, que se quedó muy corto, apenas tuvo opciones. A ambos los mató con suficiencia.

Se lidiaron seis toros de Gerardo Ortega, muy bien presentados. El primero resultó inválido; noble y enclasado el segundo. El tercero se rebosó con calidad en los engaños. El cuarto se quedó muy corto y resultó muy bruto; el quinto acusó el castigo en el caballo y se paró en la muleta y el sexto tuvo clase y muy pocas fuerzas.

Uceda Leal, vuelta al ruedo y silencio.

Salvador Cortés, oreja y silencio.

Pepe Moral, ovación y vuelta al ruedo.

La plaza registró dos tercios de entrada en tarde de sofocante calor. Luis Mariscal saludó tras parear al tercero. Salvador Cortés tuvo que ser atendido en la enfermería tras estoquear a su segundo toro.

  • 1