miércoles, 12 diciembre 2018
04:42
, última actualización
Local

Salvar vidas hablando con las manos

Un grupo de policías, guardias civiles y sanitarios del 061 asisten a un curso para aprender a comunicarse con personas sordas en situaciones de emergencia.

el 12 nov 2010 / 16:10 h.

TAGS:

Un policía patrulla por las calles de la ciudad cuando, de pronto, advierte que dos mujeres son víctimas de un robo por el método del tirón. Cuando se acerca, comprueba que una de ellas ha recibido, además, una grave puñalada. Pero cuando les interroga, descubre que ambas son sordas. ¿Y ahora qué?

Para dar respuesta a esta terrible incógnica, la Asociación Profesional de Gestores de Emergencias y Seguridad (APGES), en colaboración con la Federación Andaluza de Asociaciones de Personas Sordas (FAAS) y la Empresa Pública de Emergencia Sanitarias (EPES) de la Junta de Andalucía, ha puesto en marcha el primero curso de formación en lengua de signos para profesionales de emergencias sanitarias y de seguridad.

En esta primer edición han participado miembros de los cuerpos de la Policía Local, la Guardia Civil o el 061. Entre todos han realizado hoy la prueba que puso fin a las 32 horas de curso: un conjunto de simulacros con los que han puesto en práctica todo lo aprendido durante estos días.

En esta prueba final se han simulado tres situaciones de la vida cotidiana de un agente o un sanitario, como son un robó por tirón (con su correspondiente detención), una agresión doméstica y un accidente de tráfico. En ellos han tomado parte varias personas sordas que, al mismo tiempo, han llevado a cabo la tarea de instruir a los alumnos en el lenguaje de signos.

Antonio Barea, presidente de APGES, ha reconocido estar "muy satisfecho por los resultados y la motivación" de los participantes en el curso, y ha destacado que "hemos sido capaces de acercar los profesionales de emergencias a un colectivo con el que aún no eramos capaces de comunicarnos".

El mismo entusiasmo, a tenor del éxito en los simulacros, han demostrado algunos de los asistentes, han puesto de relieve la importancia de poder entenderse con las personas sordas para poder prestar un servicio a todos los ciudadanos. "Aunque ha sido un curso corto, es muy importante haber aprendido a comunicarnos con ellos de forma básica para poder atenderlos", afirma Antonio Sánchez, oficial de la Policía Local, quien ha aprovechado para animar a sus compañeros a aprender la lengua de signos.

Aunque no sólo la lengua de signos es importante, sino también el procedimiento para que las fuerzas de seguridad traten con las personas sordas. Detalles que pueden pasar desapercibidos, como esposar a un detenido con las manos delante y no detrás, son importantes para permitir la comunicación a una persona sorda. Por eso, según Barea, importante realizar este tipo de cursos, para lograr derribar esta "barrera invisible".

  • 1