Local

San Benito ya está en Castilblanco

el 12 jun 2010 / 20:35 h.

TAGS:

Miles de devotos participaron el viernes en la procesión extraordinaria que trajo a la imagen de San Benito desde su ermita, en las primeras estribaciones de Sierra Morena, al pueblo de Castilblanco. Y en la tarde de ayer tuvo lugar la ceremonia de imposición de la Medalla de Oro y entrega de la vara de mando como alcalde perpetuo de la localidad, una distinción que el Pleno del Ayuntamiento le concedió por unanimidad el pasado 13 de noviembre. Hasta el próximo 20 de junio San Benito será llevado casa por casa en procesiones diarias.


La gran cantidad de devotos que la tarde del viernes esperaban en la Plaza Amarilla los autobuses fletados para llegar al santuario obligó a la junta de gobierno de la Hermandad Matriz a retrasar en media hora la salida, hasta las seis y media de la tarde. En el real de la ermita todas las miradas aguardaban el momento de contemplar de nuevo a San Benito en la calle, con la emoción contenida, para acompañarle o portarlo a hombros durante los 12 kilómetros que lo separan de Castilblanco de los Arroyos.


El coro de la filial de Cantillana fue el encargado de acompañar con sus cantes la procesión hasta que la imagen fue cubierta para preservarla del polvo del camino a la salida del recinto de su ermita entre los aplausos y vivas de los sambeniteros llegados de diferentes pueblos de la provincia.


Con los sones del himno de San Benito y una salva de cohetes, miles de devotos presenciaron ya en el Pilar Nuevo uno de los momentos más emotivos de la noche. Cerca ya de la medianoche, la junta de gobierno descubrió la imagen de San Benito ante un pueblo expectante, deseoso ya de llevarlo por unas calles que cuidadosamente se han engalanado para la ocasión.


Muchas generaciones tenían ocasión de rezarle por primera vez en su pueblo, al que no venía desde hace 19 años, mientras otros soñaban con el momento de volverle a ver desde las puertas abiertas de su hogar. El pequeño templete de plata de San Benito rebasó, pasada la una de la madrugada, las puertas de la parroquia del Divino Salvador. El alegre repique de las campanas cerró la primera jornada de la Venida. Desde la madrugada del sábado, el patrón de Castilblanco, ocupa el altar mayor de la iglesia, que permanecerá abierta los nueve días que permanecerá en el pueblo.


Sin embargo, el acto central de la Venida tuvo lugar ayer tarde. Sobre su paso procesional, la imagen fue trasladada hasta la explanada de la Casa de la Sierra donde se le impuso de la Medalla de Oro y se le entregó la vara de mando como alcalde perpetuo de Castilblanco de los Arroyos, en un acto al que asistieron más de 250 mujeres ataviadas con la clásica mantilla española.

  • 1