Local

San Jacinto sufre destrozos sólo tres días después de su estreno

Varias de las láminas que marcan el carril bici tuvieron que sustituirse

el 02 nov 2010 / 21:34 h.

Un operario arregla uno de los cristales destrozados en San Jacinto.
Apenas tres días ha resistido el nuevo diseño de la calle San Jacinto, que se abrió finalmente el pasado sábado. Una de sus grandes novedades, la fina lámina de luz de color azul que marca el trazado del carril bici, terminó la mañana de ayer con numerosos destrozos. El camión que instalaba el alumbrado navideño en esta calle atravesó las losas y partió varias de ellas. Otras, según fuentes consultadas, fueron objeto de actos vandálicos. Las láminas, que evidenciaron una cierta fragilidad, fueron repuestas con cargo al seguro que tiene la obra durante el primer año de ejecución, de forma que los desperfectos no supondrán una carga para las arcas municipales.

La peatonalización de San Jacinto se culminó el pasado fin de semana cuando se retiraron las vallas que cortaron esta vía hace prácticamente tres meses. Aún faltaban remates al proyecto, pero el Ayuntamiento quiso acelerar la apertura para reducir el impacto de las obras en el barrio. Pero este planteamiento tuvo ayer sus primeras consecuencias. Los alcorques no tienen cubiertas, y ayer un anciano resultó herido al caer al suelo tras introducir el pie en uno de estos agujeros. Tuvo que ser atendido por los propios vecinos y comerciantes de la calle.

Pero la lámina del carril bici que sufrió ayer destrozos no estaba pendiente de ningún remate. El proyecto de San Jacinto incluía la colocación de una serie de bombillas de tipo led que separan el carril bici de la cuadrícula de granito que conforma el suelo de esta calle. Las pequeñas luces de color azul, en una alusión al río Guadalquivir, están cubiertas por unas losas de pavés traslúcido que se empezaron a colocar justo antes de la apertura de la calle el sábado.

Las láminas no han resistido el primer día laborable del proyecto. Ayer, un camión de la empresa que instala el alumbrado en esta calle atravesó estas losetas y varias de ellas -las situadas en el cruce con Pagés del Corro y en la salida al Altozano- acabaron destrozadas. Durante la mañana, los operarios tuvieron que cambiar los cristales no sólo para recuperar el diseño original sino para evitar accidentes, y a primera hora de la tarde los nuevos cristales ya se habían instalado.

  • 1