Local

San Juan despide a Manuel

El joven fue enterrado ayer tras un funeral al que asistieron numerosos amigos.

el 13 dic 2010 / 20:09 h.

TAGS:

El coche fúnebre que trasladó los restos mortales de Manuel hasta el funeral.

"Era una persona estupenda. No miraba ni a los ojos por no molestar". Así recordaba ayer a Manuel Alías García, Manolito para sus compañeros de trabajo y familiares, uno de los cientos de amigos que acudieron a la iglesia de San José Obrero, en San Juan de Aznalfarache, después de que el joven falleciera la madrugada del domingo tras ser atropellado intencionadamente, según las primeras investigaciones, por un conductor ebrio que se dio a la fuga y que fue detenido posteriormente.

A las 11.30 horas, los restos mortales de Manuel llegaban a San Juan de Aznalfarache, el municipio en el que vivía con su novia y donde trabajaba, pese a que era de Gelves, donde sigue viviendo toda su familia. La parroquia situada en el Barrio Alto de San Juan se quedó pequeña para acoger a las cientos de personas que acudieron a arropar a la familia, visiblemente afectada, entre ellos los compañeros de trabajo de Manuel, que nunca imaginaron que la cena de Navidad de la empresa acabaría en tragedia.

San Juan no daba crédito a lo ocurrido. "Es una desgracia. Un niño que nunca dio problemas, que se dedicó a sus estudios y a su trabajo", se lamentaba una de las vecinas del municipio que se acercó a darle el adiós, "y todo por una tontería, por un retrovisor roto. Cómo está la vida". Ella y todos los que acudieron al funeral recordaban a Manuel como un "buen chico", porque todos coincidían en que era "muy noble. Era una de esas pocas personas que merece la pena conocer". "Cuando es alguien más mayor te lo esperas, pero un chaval de 31 años y de esta forma...", comentaban dos hombres mayores que acudieron a dar el pésame a la familia.

La misa comenzó a las 11.30 horas y media hora después el coche fúnebre con los restos de Manuel enfilaba hacia el cementerio, donde finalmente recibió sepultura después de que el juez encargado de la investigación no permitiese que el cuerpo fuera incinerado, seguido por una multitud que expresaba la rabia con lágrimas y abrazos.

"Conociéndole como era, estoy seguro de que fue a la cena por puro compromiso", aseguraba en la puerta de la iglesia uno de sus antiguos compañeros en Feu Vert, donde Manuel trabajaba de mecánico desde hacía bastantes años con un contrato indefinido.

Todos sus compañeros, que acudieron al funeral con sus uniformes de trabajo, coincidieron en que Manuel no participó en la disputa que acabó con un triste desenlace. "Lo que más duele es que un chaval que no intervino para nada se haya llevado lo peor", decía uno de sus compañeros y testigo de los hechos. Su familia, de hecho, estaba ayer muy dolida por las informaciones en las que se aseguraba que el joven había intervenido en la pelea. "Él no tuvo nada que ver. Mi tío cuando ha leído la prensa se ha puesto malo, ha tenido que ir hasta el 061 al tanatorio porque estaba fatal", explica Mariló, una prima de Manuel.

De hecho, aunque ayer todos los compañeros preferían mantenerse en el anonimato, se están planteando comparecer públicamente para aclarar lo ocurrido: "No queremos que se cuente algo que no ha sido". "Él ni bebía ni fumaba, es más, se pidió un licor sin alcohol y simulaba que era una copa para que no le dijeran nada", recuerda uno de ellos, que afirmaba que Manuel fue atropellado cuando intentaba marcharse, "porque no le gustaban las peleas y al ver el ambiente tenso le dio miedo y se quiso marchar".

Pero no lo consiguió porque fue arrollado por la espalda, por eso Francisco, uno de sus primos, explicaba a los periodistas que "lo único" que quiere la familia en estos momentos es que "el juez de turno al que le toque este caso" considere los hechos como "asesinato y no como homicidio". La familia se basa en el testimonio de los compañeros de Manuel, que todos insisten en que el atropello fue intencionado. "Iba a por nosotros, pero al final le tocó a él, que no pudo esquivarlo", insiste un compañero.

Ayer el taller donde Manuel trabajaba continuaba con su actividad, a escasos kilómetros del lugar de donde era enterrado.

  • 1