Local

San Pablo cumple 20 años batiendo su récord de viajeros a pesar de la crisis

Fue testigo de la reconversión del sector aéreo y de la forma de viajar. Superó el mazazo del AVE y la depresión de 1993. Ahora roza los 5 millones de viajeros a pesar de la coyuntura económica.

el 23 jul 2011 / 17:57 h.

TAGS:

La terminal del aeropuerto de San Pablo, que ahora cumple 20 años, es obra del arquitecto Rafael Moneo.

La que fue la principal entrada a la Expo 92 cumple dos décadas el próximo día 31 de julio. La terminal del aeropuerto de San Pablo diseñada por Rafael Moneo se estrenó registrando un tráfico aéreo tan importante que no volvería a alcanzarse hasta el año 2005. Sorteando el nefasto momento económico, este año batirá otro récord al superar la barrera de los cinco millones de pasajeros. Con todo, no es la primera crisis que esta terminal supera de forma airosa. La puesta en marcha del AVE, por ejemplo, le supuso un gran golpe.

Las obras de la terminal arrancaron en la primavera de 1989 y costaron 12 millones de las antiguas pesetas, con las que también se pagaron actuaciones como la ampliación de la plataforma de estacionamiento para aeronaves, la remodelación de la antigua terminal, un acceso desde la carretera N-IV y la construcción de una torre de control. El edificio resultante, en el que se conjugaban elementos arquitectónicos modernos con reminiscencias de la cultura andaluza como bóvedas o tejas vidriadas, tenía capacidad para atender hasta a 4.000 pasajeros en hora punta, frente a los 900 que podían atender las instalaciones anteriores.

Ya en el primer año de actividad de la terminal se constató que era necesaria una mejora. Y es que la cifra de viajeros se situó, a cierre de 1992, en 2,81 millones, un 64% más que los contabilizados un ejercicio antes.

CON CURRO. Su inauguración fue todo un acontecimiento, de ahí que el 31 de julio acogiese a importantes autoridades: el entonces ministro de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, José Borrell; el que era presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves; y el entonces alcalde de Sevilla, Alejandro Rojas Marcos. Y el 1 de agosto el protagonismo lo asumió Curro . La colorida mascota de la Expo 92 fue la encargada de dar la bienvenida al primer vuelo regular internacional que aterrizó con el nuevo edificio terminal operativo. Procedía de París. A partir de entonces, la terminal se convertiría en un testigo privilegiado de la auténtica transformación que viviría el aeropuerto de Sevilla, al calor de la propia reconversión del sector del transporte aéreo y de la forma de viajar de los ciudadanos.

Entre 1991 y 2010 el número de viajeros se multiplicó por 2,4, mientras que la cantidad de vuelos repuntó un 96%. No obstante, hubo algunos altibajos en esa evolución estadística. La irrupción del AVE en el mapa ferroviario , la crisis de 1993 o la nefasta coyuntura económica desencadenada a mediados de 2008 se han hecho notar. Aunque el aeródromo está soportando bien la crisis económica actual.

La adaptación de las instalaciones, la diversificación de las rutas y los mercados, así como la aparición de nuevas opciones para viajar en avión (entre ellas, el low cost o vuelos baratos) han permitido amortiguar los efectos de la depresión. Tanto es así que el aeropuerto de San Pablo cerrará en 2011 un ejercicio récord. Eso sí, el sector turístico de la ciudad echa en falta más conexiones y líneas que no sean de bajo coste para que traigan a un turista con mayor poder adquisitivo. Hoteleros y hosteleros, por ejemplo, reclaman vuelos regulares con Estados Unidos, en concreto, con Nueva York.

Con dos bases operativas en sus instalaciones -la de Vueling y la de Ryanair- y una programación de verano que roza el medio centenar de destinos, todas las previsiones apuntan a que este año podría acabar sobrepasando la barrera de los cinco millones de pasajeros.

Una tendencia que viene acompañada, además, por la creciente proyección internacional del aeródromo: afronta su segunda temporada estival consecutiva con más rutas con el extranjero que en territorio nacional, y lleva cinco meses con subidas superiores al 30% en la cifra de viajeros que se mueven en conexiones internacionales.

El impacto del AVE. Esta radiografía dista mucho de la que se perfilaba en 1991, cuando nada menos que el 43% de los usuarios contabilizados volaban con origen o destino en Madrid. En la actualidad, esa ruta sólo absorbe al 9% de los viajeros, algo que ilustra de forma clara la diversificación experimentada por el tráfico del aeropuerto.

El impacto del AVE fue brutal. En 1992 el aeropuerto se situó en 2,81 millones de pasajeros, una cifra que no lograría superar hasta 2005, cuando alcanzó los 3,52 millones.

Desde el punto de vista del tránsito de pasajeros, el 25 de abril de 2011 figurará en rojo en estos 20 años de la terminal, al ser la jornada con más actividad de su historia: se movieron por las instalaciones 19.000 viajeros.

Precisamente, la buena evolución del tráfico, junto con la mejora de los ingresos y la contención del gasto, según los responsables del aeródromo, darán otra nota positiva a la celebración de este aniversario: la rentabilidad. San Pablo cerró 2010 con un beneficio neto de 1,88 millones de euros, una cifra que multiplicó por más de dos la obtenida en 2009. En total, el aeropuerto genera hoy actividad para más de un centenar de empresas y 2.400 empleados.

  • 1