Local

Sando desliga a Castaño del concurso de Mercasevilla

El vicepresidente dice que fue Mellet quien les propuso entrar en la entidad.

el 29 ene 2010 / 19:59 h.

TAGS:

Adjudicataria. El vicepresidente de Sando, Luis Sánchez Manzano, ayer a su llegada a los juzgados.

El nombre de Domingo Enrique Castaño estuvo rondando el caso Mercasevilla desde el inicio de la investigación, hasta que acabó siendo imputado por la supuesta venta irregular de los terrenos a Sando. La juez Mercedes Alaya cree que fue una de las personas que orquestó el concurso para que la constructora resultara la adjudicataria. Sin embargo, ayer el vicepresidente y consejero delegado de Sando, Luis Sánchez Manzano, negó cualquier vinculación con el ex asesor del grupo municipal socialista.

Sánchez Manzano aseguró en su declaración, que duró casi cinco horas, que "no le consta que fuera Castaño quien pusiera a la empresa en relación con Mercasevilla", pese a que el ex director general Fernando Mellet, imputado en el caso, dijera que Sando recaló en la empresa pública por "relaciones profesionales con Vía Pública", área dirigida por Castaño que, por entonces, también era consejero de Mercasevilla. El dirigente de Sando también aclaró que la contratación de Castaño tras su salida de Vía Pública se produjo por "selección" después de quedarse libre un puesto de gerente, del que fue cesado por "la crisis inmobiliaria". Además, dijo que Sando "no le ha realizado a Castaño ningún regalo", "ni a él ni a otra persona".

Según el vicepresidente de la inmobiliaria, Sando obtuvo la titularidad sobre 40.000 metros en Mercasevilla después de conocer en la primavera de 2005 que el PGOU contemplaba el traslado del mercado a Majarabique. La entidad contactó con Mellet, quien les dijo que "no tenía ni una idea clara de qué iba a suceder o qué iban a hacer" con los terrenos que ocupaban, pero les ofreció la posibilidad de adquirir el derecho de superficie de 40.000 metros, que entonces eran de la empresa Larena 98. "Era un negocio viable y con poco riesgo", por lo que Sando pagó a Larena un millón de euros.

La juez entiende que esta maniobra estaba orquestada con Mellet para que la entidad tuviera privilegios para el futuro concurso público, pues tendrían puntos por el derecho de opción a compra. Sin embargo, Sánchez Manzano negó este extremo, ya que "hay 200 empresas en Mercasevilla" que también cumplían este requisito.

Sobre las cláusulas del concurso, Sánchez Manzano no hizo ninguna valoración, ya que su letrado hizo constar hasta nueve protestas a este respecto. El resto de letrados también protestaron porque el abogado del PP hizo unas preguntas aludiendo un artículo de prensa que "no es más que una opinión".

El directivo de Sando también negó trato de favor hacia su entidad y aclaró que diversas cantidades pagadas a Mercasevilla tras el concurso, una de ellas empleadas en uno de los ERE, se entregaron "porque lo deducían del precio final de compraventa", sin que ellos conocieran el destino que les daba la empresa pública.

  • 1