Deportes

Sanear las cuentas a costa de perder el poco gol que hay

La salida de Negredo mermaría el ataque sevillista y obligaría a buscar un recambio de garantías a muy bajo precio.

el 28 dic 2012 / 20:25 h.

Negredo junto a Rakitic.
El Sevilla Fútbol Club está muy falto de dos cosas muy complicadas de equilibrar dentro de la actual coyuntura económica: dinero y gol. La posible venta del delantero sevillista al Chelsea londinense podría aportar alrededor de 20 millones de euros al club pero le restaría el poco gol que aún le queda al Sevilla. El presidente, José María del Nido, se encuentra ahora mismo en una encrucijada nada fácil de resolver. Muchos acreedores están llamando a la puerta para cobrar y urge más que nunca un ingreso económico extraordinario pero el equipo está realizando una muy mala campaña y está a cuatro puntos de los puestos de descenso.

Aunque desde el club de Nervión no se ha confirmado la negociación abierta con el Chelsea que adelantó la noche del pasado jueves la cadena Cope, es de todos sabido que el Sevilla tiene la necesidad imperiosa de vender activos de la plantilla para poder sanear las cuentas. Éstas, según la junta general de accionistas del pasado 5 de diciembre, presentan pérdidas por valor de 15 millones en el último ejercicio aunque si no se contabilizara un crédito fiscal de 7,5 millones ascenderían a 22,5 millones. Durante la junta, José María del Nido abrió la puerta a la venta de jugadores aunque precisó que siempre se mantendría el nivel deportivo de la plantilla, algo muy difícil de cumplir con la venta del delantero madrileño.

Ahora, con esta oferta que habría hecho el club que entrena Rafa Benítez el Sevilla podría igualar su balance económico aunque perdería el principal activo de su plantilla en cuanto a goles se refiere, y podría también abrir una nueva brecha con la afición sevillista. El otro delantero centro de la plantilla, el senegalés Babá, no ha demostrado por qué costó 3,5 millones de euros hace ahora un año y el club se la jugaría con el senegalés a un doble o nada. Ni Manu del Moral ni José Antonio Reyes están aportando goles al equipo y se haría muy cuesta arriba jugar toda la segunda vuelta con el senegalés y el canterano Álex Rubio.

Por este motivo, con la salida de Negredo se abriría la puerta a la incorporación de otro delantero centro durante el próximo mercado de invierno aunque el gol, precisamente, es lo más caro y lo que menos abunda en el mundo del fútbol. Monchi tendría que dar sí o sí en el centro de la diana para encontrar un delantero a muy buen precio que asegurara un buen puñado de goles hasta final de temporada. La mala clasificación del equipo, a cuatro puntos del descenso, no permite que la dirección técnica vuelva a errar en un fichaje porque la situación deportiva y social del Sevilla podría ser insostenible.

Duro negociador. Un aspecto que no debe olvidar la afición sevillista es que José María del Nido siempre ha demostrado ser un buen negociador a la hora de vender a sus estrellas. Aunque nunca le ha temblado el pulso a la hora de firmar la venta de una figura del equipo, sí ha logrado obtener precios desorbitados por encima del precio de mercado, e incluso se negó a vender a Daniel Alves en el verano de 2007 precisamente al Chelsea por más de 30 millones.

Las famosas ventas de José Antonio Reyes, Julio Baptista y Sergio Ramos lograron sanear la economía sevillista durante los primeros años de Del Nido. Ahora falta por ver si el delantero vallecano, que costó 17 millones y tiene una cláusula de 80 millones de euros, sirve para cerrar de nuevo la gran losa económica que pesa sobre el consejo de administración del Sevilla.
El Chelsea del multimillonario Roman Abramovich ha presentado por primera vez beneficios económicos desde el año 2003, aunque únicamente ascienden a 1,75 millones de euros. Esta resultado positivo llega un año después de que las perdidas fueran de 84 millones que han logrado sanearse gracias a los título logrados, fundamentalmente la Champions.

  • 1